Excursiones,  Playas y calas

Bailando con lobos, digo……..con locos

Impactos: 16

Sin más, locos, zumbados, inconscientes, gente a la que no les llega el riego sanguíneo donde debería, podría seguir con alguna que otra definición más, pero creo que se ha entendido la idea, el concepto, el título de la película sabatina. Todos teníamos claro que estábamos inmersos en una ola de calor extrema con temperaturas que alcanzarían registros altísimos y eso se noto especialmente, en el foro, durante los dos últimos días. Pocos comentarios y la mayoría de ellos excusando la ausencia o confirmando la presencia con frases cortas y afirmaciones categóricas, guardando fuerzas y escribiendo lo justo. Apenas cinco personas nos juntamos en el lugar de encuentro y un sexto nos esperaba cerca del lugar de partida. Durante el trayecto ya íbamos comentando lo que nos esperaba una vez los termómetros ya acusaban temperaturas ilógicas a esas horas de principio de junio. Paulino amenizaba el viaje con una gran crónica hablada y comentada de la paliza que se había pegado el día anterior con Andreu y Jose. Nada menos que el Pas des Sineuer en una ruta circular desde Ariant. Y allí estaba, más féliz que un jinjol describiendo las sensaciones vividas, los pasos expuestos y el par de momentos de incertidumbre máxima. Mientras gesticulaba y hacía ademán de volverse a encaramar a las rocas mientras vivía sus explicaciones, yo iba pensando en si habíamos elegido bien sobre las dos propuestas planteadas para la ocasión. La descartada nos habría regalado una sombra segura prácticamente en todo el ascenso y la elegida, una de esas que llevaba tiempo con la idea de sugerirla, documentadísima gracias a grandes crónicas de Tresques, de Socay y de Aires de la Serra, nos exponía desde un primer momento a soportar toda la fuerza de un sol en su máximo esplendor. Quedaba claro pues, que la habíamos clavado. Bajamos de los coches en la explanada en la parte más alta de la urbanización de sa Font, cerca de las vías de escalada. Mientras nos íbamos poniendo cremita, cada uno la suya, las gotas de sudor empezaban a correr por la frente y caer mejilla abajo. Parados, inmóviles, con apenas dos movimientos escasos, mano abierta, crema en la palma, brazo arriba, movimiento circular, crema en la cara, yemas de los dedos extendiendo la protección solar y un calor!!!, la mañana estaba siendo ya demasiado dura. Si de lo que se trataba era hacer de lupas humanas nos habíamos coronado. Que arte, que ilusión, pero que coño estábamos haciendo allí a esa hora con la que estaba cayendo?. Si esto no era suficiente para irnos rápidamente de allí a meter la cabeza debajo de un chorro de agua fría, la excursión empezaba desde un primer momento subiendo por una vaguada muy sucia, con carritx, palmeras bajas y arbustos varios frotándose las ramas ante los juegos de piernas que les venían para acribillarlos con cortes y rozaduras. Una gozada, vamos. Grandísismo día para estrenar la temporada de pantalones cortos. Cuando llevábamos un ratillo subiendo, apenas diez minutos, Miguel dio la voz de alto. “Andreu habla por teléfono”. Pues nada, esperamos a que acabe la conversación. A los pocos segundos reanudamos la marcha y tras esperar a Andreu y Antonia que llegaran a nuestra altura, comprobamos que había algo que no iba bien, ni teléfono ni leches, se había parado porque no se encontraba bien. Si la cara es el reflejo del alma, la de Andreu era todo un poema y no de Lorca, más bien de Cañita Brava. Lo intento un par de veces, principalmente debido a ese embat maravilloso que entró a través de la canal de subida en el momento que cogimos algo de altura, pero en ambas dos vio que no tiraba, que le costaba dar dos pasos seguidos y rápidamente se tomo la decisión de abortar la misión Puig Groc y Torrent Fondo y la cambiamos por una nueva y no menos importante Salvar al soldado Andreu. Los seis iluminados del día cambiamos el sentido de la marcha y paso a paso descendimos el camino hecho. Un par de fotos de Pollença, de la bahía de Pollença y de la espectacular silueta de la Serra del Cavall Bernat. La idea era llevarlos a Inca a por su coche, pero Juanpe les dejo el suyo y mientras Antonia y Andreu partían hacía casa, dando por finalizada la ruta del día, nosotros cuatro, los cuatro del Apocalipsis, nos dirigimos hacia la finca pública de Son Real. La idea era andar un rato y evitar en lo posible desniveles importante por el extremo calor que a las diez y algo de la mañana llevábamos ya rato soportando. Como Paulino y Juanpe no conocían la Necrópolis, Miguel sugirió pasear por ahí con la idea de pegarnos un chapuzón en cuanto el cuerpo lo pidiera. Entre la calima espesa, el humo de los últimos coletazos del incendio del Puig de Sant Marti y las pajas mentales de alguno que otro, asistimos a la apuesta del día. Cuatro tíos en un coche, jiji, jaja, detrás de un ciclista haciendo comentarios sobre el culo que se movía a izquierda y derecha. “Pero si ese culo es de tío, que os jugáis” dije yo, “Que va, gran culo, es una tía” dijo Juanpe. No recuerdo que dijo Paulino, pero lo que dijo Miguel es irreproducible, teniendo claro que aquello que se movía arriba y abajo era “femenino seguro” decía él. A paso de burra, con una cola de coches detrás importante, acabé adelantando al susodicho, que como decía yo, era tío y además tenía bigote. Que nivel aquí los amigos y es que el calor iba cegando a la mayoría. Aparcamos en Son Real y tras dos fotos encima de unas bicis, comimos en unas mesas en la parte trasera de las casas mas felices que unas perdices y….completamente solos. El calor arreciaba cada vez más fuerte si es que todavía podía hacerlo y decidimos aligerar la marcha para llegar a la altura del mar y al menos sentir la brisa. Dos kilómetros y algo por un bosque frondoso con olor a pino y a chamusquina corporal. Tres fotos en la Necrópolis, dos de Juanpe saludando con la mano abierta, en plan cinco lobitos, desde la terraza del obelisco y playita para nosotros cuatro solos. Impagable, espectacular, brutal y trescientos cuarenta y dos adjetivos más. Bañito, agua fresquita, increíble. Comimos allí, uno dentro del agua, otro en un tronco en la orilla, yo con los pies en el agua sentado en la arena y allí, en silencio, seguíamos completamente solos hasta que………..dos señoras, setenta y ocho la primera, noventa y dos la más mayor aparecieron cual dos sirenas y ocuparon una zona de nuestra playa virgen. En un momento dado y como quien no quiere la cosa, Miguel, que siempre esta al tanto de lo que ocurre a su alrededor, decidió que su capacidad de aguante no podía quedarse con esa imagen para el solo y que debía compartirla. Al comentario de “mirad allí” caímos los otros tres como unos pardillos demasiado ingenuos y lo que por un instante compartimos los cuatro quedara para los anales, nunca mejor dicho, de la historia y tristemente guardado en nuestras retinas. Lo que se ve en las playas vírgenes de Son Real queda en las playas vírgenes de Son Real. Ni que decir que tras un “agggggjjjgjgghfh” y un “oohhhhhhhhgggggg” salimos a la carrera playa arriba hasta que nos dimos cuenta que había que volver a por las mochilas. Lo que paso a partir de ahí,……rápida escapada hacía los coches, error en la orientación y perdida momentánea de la ruta de vuelta que implicó un kilómetro y algo de asfalto, primera cerveza en un bar de C’an Picafort, segunda, tercera y cuarta en el Paseo Marítimo de C’an Picafort, Mrs Kartofeln poniendo el dedo en el visor y tapando la foto de los cuatro, un último brindis en Anthony’s en Inca y “adiós, hasta el sábado que viene”…..todo, todo, todooooooo, fue exclusivamente debido a nuestro esfuerzo supremo por intentar olvidar la imagen en cuestión.

CIMG0084
Eiiii, que estoy aquí!!!

10 Comentarios

  • paulino

    Fer, eres el Puto amo de la crónica . Me entra la risa al recodar las situaciones que has descrito con tanta precisión ., pajas mentales….kartofens octogenarias en bolas, saltitos en la playa para la foto de grupo mientras los que nos observan mueven la cabeza pensando que habrán bebido estos holigans .

  • jaume garau

    Joder que no teneis memoria, que en la playa esta hay suelto cada espécimen que podria dejar traumatizado de por vida al mas pintado.

  • Antonia Morro

    Después de leer la crónica y de mimar hasta la saciedad a Andreu… daros las gracias a todos… por vuestros consejos y a Jp que sin apenas conocernos nos ofreció su coche…
    Os iremos informando…

    • Melga

      Antonia sabes que el grupo es lo primero y que si un miembro no esta bien el grupo no esta bien, que se mejore en Andreu que nos quedan muchas aventuras por vivir

  • Melga

    Fernando eres un mamón has ido a escoger la única foto donde tu estas en el aire y los demás despistados, ademas yo titularía la crónica saltando con locos y ahora voy a ver detenidamente tus fotos.

  • Fernando

    Jajajaja, que cabrito!!!!, si esa es la única en la que se me ve en el aire, en todas las demás eran ellos los que flotaban arena arriba!!!
    Pensaba que ibas a elegir esa foto por el bailecito brazos abiertos que se pegan Miguel y Paulino girando sobre ellos mismos…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.