Barrancos y Cuevas,  Descenso de barrancos

Caminando bajo las estrellas

Impactos: 13

Esta vez y sin que sirva de precedente, las palabras tendrán muchísima más presencia que las imágenes, entre otras cosas porque de estas últimas, aunque parezca mentira, no hay. Nunca me ha gustado demasiado hacer fotos de noche, con luz artificial y aparte de que carezco del conocimiento necesario para el buen uso del flash tampoco mi compañera de aventuras, la Exilim Casio, esta demasiado preparada para semejante tesitura. Eso si, a pesar de no haber plasmado para la posteridad ninguna instantánea, será difícil olvidar la experiencia vivida ya que han quedado un montón de imágenes grabadas en la retina. Si ya de por si hacer el Torrent de Pareis es una experiencia única, por lo que ves, por lo que sientes y por lo que aciertas a contemplar……..hacerlo de noche, noche cerrada, con luna cuarto menguante, es increíble por lo que oyes, por lo que imaginas que ves, por lo crees que observas, por lo que intuyes que sucede a tu alrededor, por el canto metálico del ferreret, por el ruido de las pisadas sobre las rocas, sobre la gravilla….por los murmullos de la gente que te acompaña, por el baile de las luces de los frontales, por todo y más, mucho más.

Quien más quien menos llevaba entre ceja y ceja hacer el Torrent de Pareis de noche y  alguna que otra vez se había hablado, dejando caer esa posibilidad, se comentaba de vez en cuando manteniendo viva la llama para que no quedara en el olvido, para que no olvidáramos que esta allí, todas las noches, durante los últimos millones de años…..y hasta la fecha no se ha movido.

Durante las últimas semanas se venía comentando hacer una nocturna a final de mes, en plan llegar a algún sitio, dormir allí y a la mañana siguiente seguir pateando la zona. Varias eran las opciones y por primera vez en mucho tiempo, muchos fueron los comentarios en el foro, opinando, comentando, sugiriendo o solo apareciendo y saludando. Se fueron descartando sugerencias por distintos motivos y cuando parecía que entrábamos en un bucle sin salida, Andreu dejo caer, como quien sabe lo que deja caer y espera acontecimientos, la opción de Pareis nocturna……..y se coronó. La idea fue largamente aplaudida y ya solo era cuestión de ir dejando pasar los días hasta el viernes a las 23 horas para acudir raudos y expectantes al lugar de la quedada. El plan original del torrente nocturno iba aderezado con un par de sugerencias para el día siguiente por la zona, tal que Pas de s’Argamassa, Morro de Sa Vaca, Forat Grossos, Pas des Contrabandistas…..en plan picoteo. De los nueve asistentes, había tres que ya desde un principio, por distintos motivos, habían adelantado que  no se quedaban a la excursión del sábado y para ello, para tener asegurada una vuelta motorizada, habían bajado un coche a Sa Calobra. A las 23:30, cuando desde el restaurante de Escorca, empezábamos la excursión todavía no acertábamos a valorar lo importante de semejante acción. Podría explayarme en todas las sensaciones vividas durante la noche,  Cami des Burgar, Torrent de Lluc, s’Entreforc……pero no lo voy a hacer principalmente por dos razones, una porque no encontraría las palabras adecuadas para describir semejante experiencia y dos, porque como al que empieza un libro y le cuentan el final, considero que no es de recibo estropearle a nadie la sensación de poder vivirlo alguna vez.

No quiero acabar esta crónica dejándome un par de cosas en el tintero. La primera es que imaginándome la excursión nocturna en mis sueños del jueves tenía algo de reparo en el buen funcionamiento de los frontales y me preguntaba si serían suficientes para superar los pasos existentes y no tener que ir palpando las piedras a tientas. Funcionaron de maravilla y las formas que dibujaban los haces de luz en las rocas formaban siluetas cuanto menos curiosas……por momentos parecíamos los siete enanitos, aiho, aiho al Torrent a patear, aiho, aiho…….buscando a Blancanieves. La segunda mención es a la humedad existente, que hizo que sudáramos la gota gorda, prácticamente sin notarlo y que poco a poco nos fue convenciendo de que lo del día siguiente sería muy duro. La tercera mención haría referencia a la llegada a la desembocadura del Torrente, con una vista atrás espectacular a la única luna que fuimos capaces de ver en toda la noche. Fue en ese punto, tras el baño valiente de Santi y Andreu, cuando se decidió que lo mejor era volverse a la civilización y dejar las ideas del día siguiente para mejor ocasión. Personalmente, en un primer momento, no me pareció la mejor elección, pero no me hizo falta ni recapacitar, era cuestión de tener dos dedos de frente……eran las cuatro de la mañana del viernes al sábado después de que, quien mas quien menos, había amanecido pronto por la mañana. De haber hecho el Torrent de Pareis que siempre tiene su miga y más en esta ocasión, que la falta de luz natural te obligaba a estar especialmente concentrado. De la humedad y calor de esa noche y de la que se esperaba para el día siguiente…….del líquido que ya se había bebido y el miedo a que alguno le faltase al día siguiente…….sin duda, se tomo la mejor decisión. Como he comentado previamente, Santi y Bernar habían bajado un coche a Sa Calobra, y gracias a ello subí con ellos, Bárbara y Andreu hasta el parking del oratori de Sant Pere en Escorca, donde recogí mi coche y con música de Barricada para no dormirme volví a hacer las tropecientas curvas de bajada para recoger a Miguel, Aina, María y Manel. Café, ardiendo, en Inca y problema logístico al llegar a mi casa……la llave por dentro hizo que, caballero o gilipollas que es uno, para no despertar los dulces sueños de mi mujer…..esperé desayunando en el Bestard y luego en la puerta de mi casa a que despertara……..a las diez de la mañana, duchado y cansado, me metía en la cama

Un placer haber disfrutado con vosotros de un experiencia única, gracias a todos. Queda pendiente hacerlo una noche de luna llena….tiene que ser lo más de lo más de más……….

3 Comentarios

  • melga

    Toda una experiencia que tenemos que repetir algún día, creo que nos paso como a quien tiene mucha hambre y al ver un montón de comida se la comería toda, se atiborra con el primer plato y luego no puede seguir comiendo, lo dels forat grosos hay que planearlo detenidamente y centrarnos en ese objetivo para poderlo disfrutar plenamente, espero que el sábado volvamos a alguna calita con baño incluido.
    Salud dos.

  • Fernando Vega Arrese

    La tenemos que repetir con luna llena….tiene que ser espectacular. No se hasta que punto entraría algo de luz dentro del desfiladero pero a poco que se viera algo y pudiéramos observar sombrar en las paredes ya sería muy guapo. El sábado seguiremos marcando cruces a las calas escondidas de la isla…….
    Cuidate!!!

  • Julian

    Si no lo digo reviento, el año pasado la hice de noche dos veces, una con el Jopela y la siguiente fue por mi culpa, comparto todo lo que has descrito, poder disfrutar del siular dels ferrerets aunque el resto de sonidos son prácticamente como de día, tener la certeza de que nos encontrábamos solos en el torrente; las dos veces no vimos a nadie ni al principio ni al final, los baños al amanecer fueron pardaisíacos, Me he quedado sin ir con vosotros pues me tiró para atrás la idea de subir por el pas de S’argamasa. Si quereis ver algunas fotos quien esté por mi facebook puede verlas o también en la pagina del Jopela (jopela tours) en el face.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.