Excursiones

Castell d´Alaro cova de sant Antoni

Impactos: 105

Muchas veces el merito, no esta en descubrir nuevas rutas olvidadas en el tiempo, si no mas bien en  recuperar lugares clásicos y emblemáticos de nuestra geografía y este sábado pese a las numerosas ausencias por diferentes motivos, decidí dar un paseo cerca de Consell ya que la tarde la tenia ocupada con un evento gastronómico de eso que crean escuela y afición al buen yantar. La elección para mi estaba muy clara y diáfana, subiría al castell  d´Alaro  aunque fuera solo, no fue el caso ya que Jaime Bauza, Mar y Bernard me acompañarían en el recorrido. Las previsiones meteorológicas daban tiempo inestable con posibilidad de algún chubasco ocasional que no hizo acto de parecencia en toda la mañana, fue una mañana estupenda para iniciar la temporada de caminatas por nuestra sierra. Como siempre me suele ocurrir, me voy descolgando del grupo ya que al pararse a tomar una fotografía se suele perder bastantes segundos y luego cuesta recuperar el ritmo del grupo que te precede eso sobre todo  en las subidas. Aunque la subida no es demasiado larga, si que hay zonas que la pendiente se da a conocer y el ritmo se ralentiza, pero paso a paso vamos ganando altura y se vislumbran mas los detalles de las antigua almenas  semi-derruidas que configuran esa fortaleza que antaño sirvió de defensa para las incursiones de los diferente enemigos que intentaron conquistarlas. Una vez en la explanada haciéndole caso a Mar que llevaba un buen rato que no instaba a parar para comer algo, decidimos merendar y disfrutar de las vista que brinda tan espectacular atalaya. Antes de iniciar la subida habíamos decidido visitar sa cova de sant Antoni,
un enclave mágico que llevaba mucho sin visitar, después de una larga bajado nos situamos en su entrada, justo al lado de una de las torres de vigilancia que dan sobre el valle. La cueva en si no tiene peligro aparente, pero las fuertes pendiente y el tipo de terreno te hacen extremar las precauciones ya que un resbalón y a saber donde irías a parar. Después de las fotos de rigor y disfrutar de las vistas desde el interior de la cueva, decidimos iniciar el  retorno, lo que antes fue bajada ahora era subida y metidos en el bosque la temperatura se hacia notar. De vuelta a la explanada de la ermita Mar se encontró con una pareja de conocido que iban acompañados por un magnifico ejemplar de cá de bou, después de un rato de charla, nos quedaba por visitar la parte menos visitada de las construcciones que esta situada cerca de el arco que da acceso a la fortificación, así que para allí nos fuimos. Después de unas fotos, emprendimos la bajada a un ritmo bastante alto ya pensando en la cerveza que estaba por llegar. Y aquí acaba la historia de un día que para muchos no tendrá nada de especial, pero que para mi es especial y único como cada día.

Vistas desde sa cova de sant Antoni
Vistas desde sa cova de sant Antoni

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.