coasteerig,  Excursiones

Coastering en Port del Canonge ( crónica de Paulino )

Impactos: 43

Una vez más , y ya son demasiadas, la meteorología nos obligó a cambiar los planes previstos para el sábado. Reunidos todos en S’Esglaieta  y por ajustada votación ( algunos se abstuvieron con todo lo que eso implica hoy en día …..) se decidió dejar los pasos de Valldemossa para otra ocasión ya que realizarlos con el suelo mojado suponía un riesgo considerable…………Y cuando hay riesgo y en ausencia de Manel es el Abu el que se pone pesado y prudente.

 Fue  Eusebio el que propuso ir al Port del Canonge y hacer una entretenida travesía ( ahora lo llamamos “ Coastering “ porque y se sabe que si se dice en Inglés parece que es lo más),  partiendo desde Punta del Aguila para acabar en el citado Port.

Realmente no fue una propuesta ni hubo votación que se pudiera catalogar de tal forma sino que  más a menos se expresó de la siguiente manera  : ¡¡¡Vamos allí y a callar todos!!!!. ¡¡¡¡ Que me han dicho que después podemos buscar setas y además el coche es mío y va adonde a mi me sale de las marices!!!!!! “. 

Todos en procesión, por tanto,  nos encaminamos hacia nuestro destino  a saber , El Nervioso, el Abu, El truño, El mudito, la que nos tiene que invitar a cabrito en Betlem, La asimétrica, su amiga argentina pero que también es guapa como las de Mendoza, Fogones Antonieta, Pep Pirineos Lluis y una servidora algunas veces llamada  Pilar.

El nervioso estuvo todo el rato intentando vender la moto que ésta era una excursión que se le había ocurrido “ asín” , de repente sin premeditación ni alevosía….. no sé qué opinarán en el GEM cuando lean estas líneas……….. que las leerán ya me encargaré yo de que lo hagan.

La excursión comenzaba con un destrepe por terreno descompuesto que obligó a instalar una cuerda para facilitar la travesía. Una vez situados a nivel de mar comenzaba el coastering propiamente dicho a los pies de la Punta del Águila. La belleza de las paredes de roca que íbamos apreciando provocaban comentarios de todo tipo acerca de la morfología de las mismas. Subidas  y bajadas cerca de la orilla del mar mientras nos acercábamos a un desgrimpada un poco delicada en la falda norte de la Punta del Águila. En este lugar aprovechamos la existencia de un clavo de hierro oxidado para colocar una cuerda que sirviera de ayuda al descenso que teníamos de hacer.

Una vez abajo sólo nos quedaba llegar hasta el puerto , comentar que Pep lluis tuvo un percance con una roca que le golpeó en el pecho al romperse mientras caminábamos al lado del mar con tan mala suerte que le dejó un golpe que tenía muy mala pinta.

Y así acaba la crónica de este sábado, lo de las setas mejor no comentarlo ya que se podrían herir susceptibilidades  y egos de algunos que no pudieron acudir con nosotros, simplemente comentar que los casi tres kilos de setas que había en la bolsa servirán para cocinar un buen guiso de montaña.

Peasso grupo que se junto para esta travesía a orillas de nuestro Mare Nostrum
Peasso grupo que se junto para esta travesía a orillas de nuestro Mare Nostrum

Un comentario

  • melga

    Buena crónica hacedor de motes, parece mentira que en una isla como la nuestra se puedan disfrutar de tan variados entornos. En gran parte de la ruta te da la sensación de ir caminando por la piel de un gran saurio que esta a punto de despertar. Gracias al nervioso por insistir en llevarnos a conocer tan insólito lugar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.