Excursiones,  Rutas 5 botas

Cornisas des Cornadors y sus pasos (todos)

Impactos: 57

 

Hay veces que la noche anterior a una excursión concreta le doy vueltas a la cabeza y acabo soñando con textos y fotos que he visto para documentarla. Esto me ha pasado un par de veces y me sorprendo repasando visualmente descripciones detalladas y observando con los ojos cerrados imágenes de algún paso más o menos complicado, con la dificultad añadida de imaginar situaciones, con las palabras y cámara de otros, de algo que no has vivido previamente. En esta ocasión lo he vuelto a sufrir, pero con una salvedad importante y es que me ha sucedido….con un día de retraso. La noche del viernes, cansado de la semana, dormí como un bendito pensando, también, que igual la lluvia del viernes y alguna posible gota perdida el sábado, complicarían la ruta planeada y modificándola sobre la marcha, se pospondría para más adelante. Igual que el deportista de élite la noche posterior al evento no puede, o le cuesta dormir debido a las emociones vividas, a mi me paso prácticamente lo mismo, asimilando las sensaciones disfrutadas y repasando mentalmente una y otra vez la experiencia del día. En mi cabeza aparecían continuamente un par de Pasos que repetidamente los iba haciendo, iba, volvía, venía, iba….y así hasta el infinito, mientras Miguel sonreía en la otra punta….joder, que agobio!!!

Hemos disfrutado de un montón de grandísimas excursiones por la isla….y seguiremos disfrutando de infinidad de ellas, pero la de ayer sábado será una de esas que vas recordando de vez en cuando, de las que comentas en corrillo, de las que acaban siendo protagonista de batallitas alrededor de unos gin tonics, de las que como dice el amigo Bernar, les pones una cruz y a por otra cosa…..de las que te quiten lo bailao!!!. Ya se que no suele ser lo correcto empezar una crónica por el final, pero estaba viendo las fotos de ayer, las mías, las de Miguel y hay momentos impagables, esas caras en la chimenea de carritx bajando al Pas de s’Angles, la cara seria de Jaume en la cornisa, mirando al frente, músculos tensionados. La cara de Miguel, posando en la repisa, transmitiendo tranquilidad. Javi, recuperando la cuerda anudada cada x centímetros con cara de recupero cuerda y ¿como bajo luego?….yo, con cara de, de que?, la procesión va por dentro…….

Esta semana no había distintas opciones, se planteó desde un primer momento hacer una excursión que llevaba tiempo en el cajón de cosas pendientes y cada vez que amagaba con salir sigilosamente y ponerse como primera opción, una y otra vez, algún impedimento la volvía a encerrar en el cajón….hasta ayer,  Las Cornisas de Cornadors, Pas de sa Cama Curta, Pas de s’Angles, Pas d’en Careta o Carota, Xaragall de Ca’n Ribera, casi nada…..Para aderezarlo un poco más con algo de entretenido divertimento, en vez de subir por el Cami del Barranc de Biniaraix, se decidió subir por el Cami de s’Aladern y volver a disfrutar del Pas de Ses Lloses. En resumen, propuesta 10.

Cuando llegué al lugar de encuentro y vi a Toni y a Caty, lo primero que me vino a la cabeza fue “jajaja, estos no han leído el foro, parece que eligen a conciencia las excursiones…..menudo día para volver”, lógicamente no por Toni y tampoco por Caty, preparada para eso y más, sino porque esta es una de las duras y complicadas después de tanto tiempo en los cuarteles de verano. Mea culpa, habían leído el foro y tras hablar con Miguel se habían montado su excursión paralela acompañándonos parte del recorrido. Dos coches hacia Soller, atraco de rigor en el peaje (Leía en la Veu de Soller en el bar de Biniaraix, al final de la excursión, dando cuenta de una Estrella Galicia fresquita, que el Govern lleva 29 meses sin pagar el coste del peaje a los residentes de Soller que se abonaron a la subvención….y me quejo yo que lo utilizamos pocas veces al año) y aparcamiento en la calle dirección Fornalutx, al lado de los lavaderos. Cami des Barranc, desvió por el Cami Vell de Cuber y parada, gentileza con los “esquiroles del día”, en la Cova de ses Alfabies. Llegando al Coll d’en Se tenemos unas vistas brutales de las cornisas que transitaremos posteriormente y sin decir nada, nos cruzamos miradas observando la V que hace la cota 754 y el Cornador Petit. Disfrutamos nuevamente del espectacular Pas de Ses Lloses, tanto desde el sendero situado en el lado contrario del torrente apreciando sus paredes verticales, como al superarlo por su cornisa, pegados a la pared, fotografiando todos los momentos. Una vez alcanzado el Cami des Barranc, nos despedimos de Toni y Caty, que volvían hacia Biniaraix y continuamos en ascenso dirección Es Cornadors. Abandonamos el camino de subida en un colladito con una gran perspectiva lateral de los dos Cornadors, el Gran y el Petit. A partir de este punto, el texto que llevaba con la crónica de la ruta de Emilio Alonso nos fue orientando por una selva de carritx, sorteando aristas de la cadena montañosa. He de decir que el texto no era el mío sino el que había impreso Miguel ya que el mío lo perdí en algún lugar entre el Pas de Ses Lloses y la salida al Cami des Barranc, como se puede comprobar en la parte superior de mi mochila en las fotografías de Miguel,…ahora lo llevo, ahora no lo llevo. Tras un par de paradas y revisión de texto, encontramos el Pas de sa Cama Curta, único acceso a la Cornisa del Cornador Gran. Sensaciones encontradas “paseando” por la cornisa, con las paredes verticales a nuestra izquierda y las increíbles vista de todo el Valle de Soller a nuestra derecha. Una vez superada la Font de s’Heura, seca, llegamos a la cota 754, la rodeamos en un descenso bastante sucio y tras ascender, de nuevo, nos plantamos en el collet entre esta y el Cornador Petit. El cielo se estaba encapotando por momentos y ante la probabilidad de lluvia y el desconocimiento sobre lo que nos íbamos a encontrar, empezamos a pensar en una bajada alternativa por si era menester. Saque el mapa y más o menos adivinamos otra ruta de descenso. Decidimos hacer un último acopio de fuerzas y comer allí. Debajo de nosotros, observábamos una chimenea de carritx que bajaba vertiginosamente hasta donde nuestros ojos alcanzaban a ver. Mientras comíamos, cada uno nos fuimos montando nuestra propia película sobre lo que venía tras los postres…..yo no se los demás, pero la mía iba de miedo. Estamos listos?, para abajo, agarrándonos al carritx por un terreno muy vertical , resbaladizo, soltando piedrecillas a medida que nos íbamos deslizando por la canal. Llegamos a una roca y un pequeño o…gran salto que había que superar. Miguel monto la cuerda en un anclaje preparado para ello y pegando  el culo al suelo desapareció de nuestros ojos……mientras se le oía decir “joder, no me llega la cuerda, me faltan un par de metros….espera, voy, la hiedra…ya estoy….iguala la cuerda y baja, tenéis que hacer esto……”. Impagable las recomendaciones del tío que baja primero, tras él todo parece más fácil. Bajo Jaume, bajé yo y mientras iba bajando Javi, Miguel se aventuro por la cornisa aérea del Pas de s’Angles, (llegados a este punto, querido lector, no voy a explicar porque el susodicho Paso tiene este topónimo) y sinceramente para los que teníamos una cuantas mariposas revoloteando por según que sitios, jodiéndonos el estómago, fue un instante de tranquilidad ver la cara de Miguel transmitiendo seguridad, solo roto por el ruido de su jodida mochila que, rozando con la roca al girarse para hacer fotos, nos pegaba un vuelco el corazón. Había decidido explicar detalladamente las sensaciones que tienes antes, durante y después del comentado Paso, pero no lo voy a hacer……hay niños y la mujer de uno leyendo…..a ver si sobrevivo al Paso y no la sobrevivo a ella. Un par de voces que me viene a la mente….Jaume dijo “Fernando, más despacio, Miguel calla” y cuando yo comentaba mis sensaciones, Jaume, otra vez, dijo “Calla joder, aquí no, espera que salgamos…..”. Buenísimo. Un pequeño salto para salir del Paso y ya en la cornisa del Cornador Petit, cruzarlo en su totalidad por otro caos de carritx, piedras y árboles para llegar, al final de la cadena, a un colladito con unas vistas a un circo increíble, cerrado y vertical, muy vertical. Siguiendo el texto de Emilio Alonso y las pequeñas flechas rojas de Pep Torrens, faldeamos para ir avanzando poco a poco por la ladera de forma inverosímil hasta llegar a un tramo vertical donde una clavijas de hierro clavadas a la pared te ayudan en el descenso. Estamos en el Pas d’en Careta o Carota. Un par de destrepes y……el Xaragall de Ca’n Ribera, una larga, pesada y tocahuevos rosseguera, que para ser el final de la excursión, es el colofón. Cada uno a su marcha fuimos bajando de roca en roca y no me tiro porque no toca aunque la mayoría se mueven, verdad Javi?. Tras superar unos bancales y un par de senderillos salimos felizmente al Cami del Barranc. Jodidos pero contentos, muy contentos. Gracias compañeros, realmente una jornada para no olvidar y otra hoja arrancada de las excursiones pendientes.

CIMG0185

2 Comentarios

  • melga

    pronto vamos a poder escribir un libro de vivencias, tus fotos son geniales y el día que vivimos lo remoraremos mas de una vez alrededor de unos buenos gintonics, si no lo vives no es igual que si te lo cuentan.
    Salud dos

  • JAVI

    La verdad es que fue una excursión de las que no se me olvidaran facilmente, Fernando y Miguel con su siempre y ya caracteristica puntería a la hora de elegir excursiones, me sorprendieron una vez más con esta pedazo caminata que me recordó al programa “al limite del riesgo” y de la que disfruté como un enano. Al llegar al cami del barranc mi mente se debatía en si seguir adelante o, como era mi primera excursión desde antes del verano,coger el mismo desvío con Cati y Toni por eso de no retrasar a los que se quedaban. No obstante despúes de pensarlo y gracias a la confianza que me daban lo que se quedaban decidí hacer lo mismo y seguir sin ser del todo consciente de lo que me esperaba.A la hora de comer, las vistas eran, eran dificilmente mejorables y nos hicimos unas fotos encima de una roca de la cual era mejor no mirar hacia abajo no fuera a ser que la comida nos sentara mal por eso del caguele jajaja. Ya en el pas de s’anglés decidimos por unanimidad que el primero en bajar fuera Miguel por eso de ser el mas………. experimentado claro, luego bajaba Jaume y mientras lo hacía yo viendo que estaba el último en la cola me preguntaba ¿cómo puñetas quito la cuerda después de bajar por ella? y después de bajar Fernando y una vez mirando el terreno me dije: “bahh no es tan dificil”…… ¡Y UN HUEVO NO ES TAN DIFICIL! la valentía se fue terraplen abajo en cuanto patinó mi pie en el primer paso, en ese momento me vino a la cabeza una frase que dijo fernando al leer el texto que creo recordar decía algo así: En el pas de s’anglés se puede usar cuerda por seguridad pero no hace falta. Claaaaarooooo no hace falta cuerda si eres Spiderman. Al final y gracias a los consejos de mis amigos avezados montañeros pasamos el paso seguimos con la espectacular travesía. Ya llegando al final llegamos a una rosseguera… perdón , a una puñetera rosseguera que era mas larga que el campo de Oliver y Benji. Esa rosseguera me acabó destrozando la moral y mas si vas viendo como los demás no se les movía ninguna cuando las pisaban mientras que a mi no había ninguna que no se moviera ¿cómo lo hacían? ni idea, eso si Jaume parecía que iba en moto ¡que velocidad! jajajjaja. Una vez ya finalizada la excursión y a la vera de una buena cerveza (bien merecida) hago balance de lo pasado. Y pienso para mi en la suerte que tengo de conocer a esta fabulosa gente y no me queda mas opción que dar las gracias a todos vosotros y en especial a María por ser quien lo hizo posible. Gracias María y gracias a todos vosotros que sois geniales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.