Excursiones,  Playas y calas

De la Platja d’Alcanada a la Cova Tancada del Cap de Menorca

Impactos: 49

Primer sábado de julio y para variar, para hacer algo distinto, para acabar con la rutina pasajera…..nos vamos de ruta. Va transcurriendo el domingo y disimuladamente, como quien no quiere la cosa, miro hacía el suelo mientras voy silbando la jodida canción que me pego Bernar el jueves y que ayer canturreamos en un par de ocasiones. Van pasando las horas y aquí nadie da señales de vida. A Paulino no le podemos encasquetar la grata labor de volver a escribir la crónica a traición y sin avisar…más que nada porque no vino al paseo costero del sábado. (Haciendo un pequeño retroceso en la historia, un flash back de esos que utilizan tanto en las películas, recordad que a Paulino lo dejamos en la crónica pasada enganchado al teléfono organizando no se que, no se donde, no se cuando). Miguel no me contesta los mensajes, esos que llevo todo el día enviándole, “Miguel, la escribes tu, la escribes, la escribes, la escribes?”, hasta que me ha bloqueado por spam. De Andreu ni hablo, enfrascado como esta en organizar, concienzudamente, su GR222 en pleno mes de julio en solitario y en recuperar el tiempo perdido, escribiendo en su web sus innumerables aventuras del medio año que ya ha pasado. El otro dijo no, aquel no sabe no contesta y el último, que se la enviase que él la corregiría. Así sumando y restando gente, tachando nombres de la agenda, me he quedado sin nadie a quien acudir, por lo que he cancelado todos mis compromisos ineludibles, he abortado misión playa dominguera y tras una siesta placentera, voy a ver si escribo algo para acompañar las fotos de un día de una luz natural brutal.

El año pasado estuvimos en la Cova Tancada del Cap de Menorca, pero recuerdo que no disfrutamos especialmente de la aproximación. El acceso hasta el senderillo que te baja verticalmente hasta la cueva, con peldaños de escalera esculpidos en las rocas, no fue demasiado agradable. Era un día nublado con una humedad altísima, exceso de calor, intenso olor a pino y una cantidad desorbitada de polvo que se levantaba a nuestro paso. Cuando salimos de la cueva y ascendimos de vuelta al colladito, decidimos dar por finalizada la excursión e ir a las calas de s’Illot a bañarnos. En esta ocasión, copiando íntegramente un texto de Aires de la Serra mallorquina, aparcamos los coches en el parking público de la Playa de Alcanada y desde allí comenzamos a mover las piernas. Siete componentes tenía hoy la cordada marina y así, atando cabos y fotografiando el faro y diversos llaüts, fuimos atravesando pegaditos al mar es Faralló, la Platja des Secs, sa Punta de sa Vinya y el Caló de sa Bassa Blanca. Poco a poco fuimos cogiendo altura y llegamos a la pista que lleva al sendero de la Cova. Bajamos casi a nivel del mar y merendamos en la entrada de la cueva. Desde esa atalaya privilegiada asistimos a un desfile continuo de barcas, motos de agua, llaüts, catamaranes y barcos llenos de turistas. Saludos mutuos, mano abierta girándola sobre la muñeca con un movimiento suave, continuo, en plan “cinco lobitos tenía la loba”. Es un espectáculo asistir en primera persona a un acontecimiento como este. Nuestro compañero y también amigo Jaume y sus republicanas características, llevando a cabo semejante saludo real, porte regio, erguido sonriente mientras masculla improperios irreproducibles dirigidos a los divertidos turistas. Una vez merendados, nos metimos en la boca del lobo y disfrutamos veintitantos minutos de un remanso de paz y tranquilidad. Subidas y bajadas, siguiendo las escaleras de piedra izquierda a derecha. Algún que otro resbalón, pantalones llenos de barro y agarres cilíndricos, húmedos y demasiado usados…previamente.

Foto Village People con unos cascos verdes que sinceramente no merecen mayor comentario y un montón de fotos de los que se bañaron debajo de la Cueva. Vuelta sobre nuestros pasos buscando la cala apropiada para bañarnos y comer. A esas horas el calor apretaba y había que buscar no solo una zona de baño adecuada sino que estuviera lo suficientemente solitaria y sombreada. Ambas cosas encontramos y allí nos quedamos. Seis besugos y una sirena jugando en el agua como críos. La jornada no dio para mucho mas. Acabamos en Alcudia pueblo brindando por el primer sábado de julio, con ese detalle tan interesante y que muy pocas veces nos encontramos, ese que consiste en “yo pido una Estrella Damn fresquita y tu me pones una tapa gratuita” y que sigue así…”yo me pido una segunda Estrella Damn fresquita y tu me pones una segunda tapa gratuita” y que sigue siendo, sin cambio aparente, hasta que das por finalizada la sobremesa.

CIMG0193
“¿Caminamos sobre las aguas?” “Yo no que me da la risa”

 

 
Las fotos de Melga

Aqui teneis  la troupe del palomar o del corral de la Pacheca en plena aventura exploratoria
Aqui teneis la troupe del palomar o del corral de la Pacheca en plena aventura exploratoria

5 Comentarios

  • AndreuQ

    Mi primera observación: fijaros en la foto 4 de Fer y la 29 de Melga, posiblemente estaban grabando un nuevo programa de IB3 “Gent de la mar” en ese espectacular ‘llaut’.
    De su galería me quedo con la 32 donde se aprecia la pureza del agua y su transparencia.

    De la galería de Melga la que más me encandila es la 27 remanso de paz y tranquilidad frente a un paisaje espectacular y los tonos cálidos del principio del día.

  • jaume garau

    Una de las cosas que mas me encabrona es ir a zonas como el torrent de pareis o cala tuent a pescar y ver cada media hora un barco lleno de guiris haciendo fotos a la fauna local y a los aborígenes, ya solo falta explicaciones del guia del tipo “A su izquierda tienen a un grupo de aborígenes autoctonos agarrados a las piedras haciendo monerias para su diversion, les pueden tirar cacahuetes”.

  • jaume garau

    Y la foto que mas me gusta es la 23 de las fotos de melga, en donde se ve al bueno de Fernando admirando y tocando ,entre el asombro y la admiración,un objeto cilíndrico e humedo de un tamaño y grosor mas que respetable.

  • melga

    Otro sábado veraniego disfrutando de la compañía de los palomos y palomas del corral de la Pacheca, de las fotos de las mías coincido con Andreu la 27 de las de Fernando me quedo con la 93 donde los palomos con protección se muestran alegres y picarones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.