Excursiones,  Playas y calas

Es Fumat i Cala Murta…….

Impactos: 36

Me había escaqueado un par de semanas de este noble arte que es escribir la crónica semanal y extrañamente no lo había echado de menos. Como todo en la vida es cíclico, me vuelve a tocar, “pito pito gorgorito donde vas tu tan……” y me dio de lleno, sin esperarlo, Miguel apuntando con el dedo, Paulino mirando a otro lado, Lluisa tomando el sol y Gaby aquí o allí o aquí,….otra vez. Apenas pude balbucear, “otra vez?” “y que pasa con John Fish?. En este caso, él tenía excusa, aunque anuncio su presencia no apareció y poco o nada podría contar sobre un día trece de Septiembre, caluroso, extraño, rarooooo. A este paso se me cae un mito y va camino de convertirse en Juanito Pescadilla…, que daño le esta haciendo Lola, no la Flores, sino esa que cantaba Natxo Cicatriz “Lolaaaaaa, porque estas sola?, porque estas solaaaaa”. También pensé que podrían escribirla la doble M, los mmmmm, digo M&M, todo puestos ellos dos como si la cala fuera suya. Allí estaban , afeitado él espléndida ella, acaparando el sol como si de Almería fuera, esperando nuestra llegada. Al igual que en el caso de John poco o nada podrían contar si por enésima vez habían excusado su presencia y anunciado su ausencia. No había mas donde elegir ni excusa que buscar o sea que sin mas dilación vamos a ello y nos lo quitamos de encima….el día, el calor,…la empanada mental y cocido físico que llevábamos la mayoría, por no decir todos y mas.

Tenía el encargo de elegir algo suave y llevadero ya que Miguel tenía visita familiar peninsular y no quería destrozar en vida a sus invitadas. Rápidamente le tome la palabra ya que si había una sola posibilidad que el jet lag de Lluisa le permitiera asistir, sería con una propuesta dominguera aderezada de alguna cala. Personalmente no sabía si mi rodilla me dejaría disfrutar del día y además quería acabar por un día, pronto y estar en casa después de comer. Todos estos condicionantes hicieron que la propuesta de esta semana no tuviera nada que envidiar a esos paseos de antaño, cuando uno era crío para irse a bañar al río, con los padres y amigos, cargados de mesas, sillas plegables y fiambreras con tortilla de patata. Una ruta hecha a la medida de los que se levantan al mediodía un sábado de verano, de Cala Figuera a Cala Murta para bañarse en ambas calas…..planazo!!!.

Cuando en el lugar de reunión vi que al lado de Paulino estaba también esperándonos Manel, un par de pensamientos me sorprendieron sobre la marcha, “Joder, que alegría ver a este, tras mas de tres años y medio sin coincidir en una pateada”, “Menuda mierda de día ha escogido este para presentarse hoy, que por no haber, no hay ni deja de haberlo,… aunque haberlas haylas (licencia literaria que pretende, sin pretensión alguna, saludar la presencia de Cris y Sara).

Tras quedar con Gaby en la rotonda de Cala Boquer, nos dirigimos con tres coches al parking encima de Cala Figuera pasado el desvío de las Casas de Cala Murta. Ahí se tomo la primera y única decisión provechosa del día,….andar un poquito. Se cambio el itinerario previsto originalmente que nos hubiera llevado por una pista de asfalto hasta Cala Murta en apenas 25 minutos, para ir a buscar el Cami Vell del Far carretera arriba y subir al Coll de sa Creu. Llegamos allí siguiendo las lazadas del camino de piedra, auténtica obra de arte de la arquitectura tradicional y popular. En el Coll, con las primeras vistas de Cala en Gossalba, se decidió subir a es Fumat. Merienda en el punto geodésico y bajada a buscar el Coll de sa Bretxa. La gente estaba tan entusiasmada con la idea de aventurarse por los camino antiguos de la península de Formentor, que en vez de bajar al primer colladito, y subir luego el zigzagueante camino hasta el Coll de sa Bretxa, se opto de forma mayoritaria por descender desde la cumbre por el otro costado de la ladera y evitarse la subida posterior. Yo a esas alturas del día tenía claro que cuanto menos tuviera que doblar la rodilla menos problemas me daría, por lo que asentí a la opinión unánime de la mayoría. Me quede rezagado en el descenso intentando evitar dar el primer paso con la pierna izquierda y cargar peso en exceso sobre esa articulación. Cuando llegamos a Cala Murta los que se habían adelantado ya se secaban del primer baño. Allí estaban Manel y Miriam que habían acudido directamente a la cala. Disfrutando de las calientes aguas de Cala Murta se decidió de pensamiento, obra y omisión no acercarse a la cala cercana de Cala en Gossalba para decepción de Gaby. Llegamos a esa conclusión sin mirarnos, sin necesidad de aclarar nada, sin aspavientos o movimientos histéricos de brazos, arriba y abajo. Sin darle mas vueltas, la gente no estaba por la labor, el que tenía mas ganas de hacer cosas…no tenía ninguna. Mientras Manolo, el del track, intentaba meter cizaña en la bucólica estampa veraniega con sus consultas en voz alta, a Gaby, acerca de la próxima cala que íbamos a visitar, Lluisa dormía boca abajo sobre los cantos rodados, Manel se ponía las zapatillas de correr y desaparecía de nuestra visión buscando el acceso por el acantilado a Cala en Gossalba, Paulino y yo reíamos la ocurrencia de Manolo, Miguel se protegía del calor a la sombra de las rocas comiendo antes de la una. Escena costumbrista a la que solo le faltaba una pamela, que ella llevo orgullosa y un colegio de niños de campamento….que también lo sufrimos….sirviendo de acicate para dar por finalizada nuestra presencia en lo que hasta entonces había sido un lugar idílico. Impagable el momento Marina, niña de muy pocos años en chanclas, discutiendo enfadada con su madre porque no le dejaban trepar por las rocas con el resto de sus amiguitos. Siguiendo con ese “notengoganasdehacernada” que nos acompaño todo el día y que se vio reflejado hasta en el número de fotos,  fue bastante lamentable el ritmo cansino de paseo por la pista y el no querer ni bajar a Cala Figuera a darse el último chapuzón del día. Tras sortear alguno de los coches de alquiler despistados del parking de tierra de Cala Figuera y oírme eso de “estas peleado con el mundo pero…….” llegamos al Moll, concretamente a la terraza del Illa d’Or y su clientela de otra época por educación y…..años. Mientras degustábamos una Heineken importada a precio de angulas del Cantábrico, María, quien sino, tuvo a bien deleitarnos con la frase del momento, esa que será cita obligada en los cursos de psicología avanzada de cualquier gabinete que se precie. Miro de arriba abajo a Paulino, inquisidora ella, escrutando cada pestañeo del que en su día fue un PR carismático y envidiado y a quemarropa le soltó “ Tu, estarías bien vestido de mujer”. Tras unos segundos largos e intensos de silencio absoluto, la carcajada fue mayúscula y el cachondeo infinito. A pesar de la insistencia intentando averiguar a que obedecía esa pregunta tan directa, lo único que acertó a explicar fue “Lo observaba y pensé, esté no estaría mal vestido de mujer”….Optamos por pagar, desandar lo andado por el paseo y despedirnos desde la distancia. Asumiendo que el viaje de regreso sería cuanto menos extraño ya que Lluisa iba adormilada, Paulino y María ponían el asiento de en medio de distancia entre ellos, mirando en silencio cada uno por su ventana, me puse la radio al maestro Puyal y me fue contando la alineación que sacaba en apenas un rato Luis Enrique. El partido, la medio siesta, la fira de la cerveza en Mancor y la cena posterior son historias para otra ocasión…………

Las fotos de Fernando

Es Fumat i  Cala Murta
Es Fumat i Cala Murta y van un montón de sábados

Las fotos de Melga

Dos gallegas en la sierra mallorquina
Dos gallegas en la sierra mallorquina

4 Comentarios

  • paulino

    ¡¡¡¡¡ Pero qué está pasando!!!!!. Ni comentarios, ni cachondeo….
    Esto se va a la mierd…………
    Bueno que sepáis que ya tengo hora en el psicólogo por lo de la “ropa de mujer “. Estoy muy afectado. Empecé en el grupo siendo “hetero”, luego ” gay ” y ahora ” Drac queen “…. ¿que será lo próximo?, político?

  • melga

    Jajajajaja, Paulino no te rayes que eres un gigolo de los buenos, que con cachondeo de ser gay tienes a todas la afeminas pendientes de ti, yo como estoy ejerciendo de cicerone no he tenido demasiado tiempo para poder comentar la jugada del sábado

  • Sara

    Está claro que la próxima vez que visitemos Mallorca (no más de una semana jajaja) en el grupo habrá una nueva mujer: Paulina Morena. Hasta otra “isleños”

  • La de la pamela

    Yo no quería escribir, pero mi tío me obliga y después del ‘paseo’ me aterroriza pensar que será lo siguiente si no le hago caso. Además tengo que ser políticamente correcta porque dice que es el moderador del grupo y que como no me porte bien me censura. Así que… un saludo para todos. Las peninsulares ya se vuelven a su casa antes de que la isla se hunda por sobrepeso (tranqui Pau, estás a salvo de momento), dejando la pamela atrás, porque allá bastante más útil nos será un paraguas. Cuando queráis podéis devolvernos la visita, hasta puede que descubráis lo que es una montaña de verdad (sara dixit).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.