Excursiones

Miércoles en el Puig de Santa Magdalena

Impactos: 11

Esta semana era distinta, había algo en el aire que la diferenciaba de las ocurrencias de semanas anteriores. Se palpaba en el ambiente, se murmuraba por los corrillos de mercadillo e incluso, alguno lo dejo caer, de medio lado, disimuladamente, como que no iba con el, echándole la culpa a otros. Pelusillas de polvo y de no tan polvo, ramalazos de arte e ingenio, bocanadas de locura e inconsciencia que de un tiempo a esta parte, se han convertido en algo incomprensible, carente de sentido. ¿Por qué cambiamos los cambios?, ¿Quien quiere ser jueves cuando puede ser miércoles?, ¿quien quiere una cala solitaria, maravillosa e idílica de aguas transparentes cuando el Pla también existe, cuando por una pista polvorienta y sendero de piedras pisadas y resbaladizas alcanzas el punto más alto en varios kilómetros a la redonda y contemplas, entusiasmado, todas las tierras en las que pasta el ganado?, ¿quién quiere una imagen exclusivamente lineal de un horizonte lejano, admirar una puesta de sol suprema, contando segundo a segundo como el mar engulle semejante bola de fuego, cuando desde el punto geodésico del Puig inquero tienes 360º de visión contemplativa, ajena a los caprichos del tiempo, siendo la Tramuntana la que devora el redondo elemento?. ¿Quién quiere cenar a la luz de los frontales en un ambiente exclusivo, calmado y sereno como la Cala de Pareis, el Mirador del Rul.lo Gros con vistas sublimes a la Foradada o el Port de sa Pedra de s’Ase (para este hilo argumental es de lógica suponer que obviare mencionar a los mosquitos y a sus madres), cuando puedes cenar bulliciosamente en plan merendero fin de semana en las mesas dispuestas para tal fin antes de llegar a la ermita?. ¿Quien quiere disfrutar de la oscuridad mas absoluta observando un pequeño reflejo lunar sobre las aguas cuando puedes contemplar sorprendido la contaminación lumínica de un sinfín de puntos de luz alumbrando el cielo como si no hubiera mañana?. ¿Quién quiere que una temperatura agradable acaricie su cuerpo antes, durante y después de bañarse en semejantes parajes cuando puedes subir a 287 metros y tener un frío de escándalo?. ¿Quién quiere que la naturaleza le sorprenda gratamente con animales en su hábitat, cisnes en el Port, martas bajando Paréis, cabras en las calas….cuando puedes asustarte al ver la mole de bicho de Urus, también conocido como el cachorrillo de Manel y Marian?. ¿Quién quiere tenerlo todo organizado y controlado, que todos salgamos a la misma hora del mismo sitio, con un plan premeditado y con un orden establecido, cuando cada uno puede llegar como y cuando quiera, desde donde quiera y a la hora que quiera, andando, andando desde más lejos, andando desde muchísimo más lejos, en coche, en furgoneta?. ¿Quién quiere pertenecer al Club del Palomo Cojo, al del Palomar, al del Corral de la Pacheca, cuando incorporando 1,2,3 y hasta cuatro criaturas inocentes, también llamados niños y niñas, lo puedes convertir en el Club Super 3….por no decir Los Teleñecos?

Y os preguntareis ¿Quién, quien, quien?……..pues todos nosotros, los que subimos, los que no pudieron y también los que no quisieron. Y os seguiréis preguntando ¿Por qué, por qué, por qué?. Y yo, os lo voy a contar. Uno de los dos ideólogos de esta bendita locura de ir a cazar las puesta de sol de los jueves se planteó un reto en solitario para esta semana y coincidía su llegada al Puig de Santa Magdalena este miércoles. Con la idea original de darle cobertura y proporcionarle avituallamiento, quedamos unánimemente en pasar nuestra cita semanal de los jueves a ayer miércoles y disfrutar de una puesta de sol, digamos que distinta.

Escribiendo ahora la crónica y viendo ayer noche las fotos, me doy cuenta, apesadumbrado, que el protagonista de la jornada, Andreu y su GR222 de Arta a Lluc a pie, en pleno mes de julio en solitario no aparece en ninguna instantánea de ayer, por lo que me he permitido coger una foto que nos envió por WApp bromeando con que la única sombra que encontraba en su camino era la suya y hacerla portada de la crónica. Andreu, va por usted y su asombrosa gesta!!!

Por acabar la crónica con un pequeño guiño para todos esos palomos que entienden, decir que algunos se quedaron en la zona recreativa mientras los demás fuimos hasta la cruz a ver como la Tramuntana engullía el sol. Uno de los que se quedo fue Juanpe y con él, la pelusilla del principio de la crónica. No se que les da Paulino que los encela y los vuelve locos…….”se me enamora el alma, se me enamora, cada vez que te veo…….lalalalala”

1f154eb5f6fa11f9590005a3185c1628
Solos los dos, él y su sombra GR222 Arta Lluc, julio 2014

 

 

Las Fotos de Melga

Aqui hay tomate, si no fijaos en la pose de los palomos
Aqui hay tomate, si no fijaos en la pose de los palomos

 

 

 

4 Comentarios

  • paulino

    El País :” Fernando Vega encarna esa nueva raza de cronistas de aventuras que nos sumerge, como nadie hasta ahora, en el mundo del excursionismo en Mallorca”
    Diario de Mallorca : ” Fernando Vega ,autor de la saga de crónicas de excursionismo del Cub de los Palomos Cojos, es un rayo de luz que ilumina la senda hacia donde deberían encaminarse sus imitadores”
    El Mundo: ” Fernando Vega , escritor y cronista de excursionismo mallorquín, recibió una subvención del gobierno venezolano para comprarse las botas de su próxima aventura pirenaica.

  • AndreuQ

    Que País!: “Si Fernando Vega necesita de nuevas aventuras para sus crónicas, yo siempre encontraré un nuevo objetivo por cumplir”. Manifestaciones en exclusiva de Andreu.
    Diario de esta Isla: “Andreu piensa que ya no necesitará llevar más el frontal en su mochila”. Creemos que Andreu no ha entendido la expresión.
    Este Mundo (mientras no haya otro): “Andreu pasa las coordenadas a Fernando Vega de tres pares de calzado de montaña disperso por la isla por si todavía puede hacer algún kilómetro con alguno de ellos”. El cuarto par todavía no tiene coordenadas pero tendrá que irse en barco a buscarlo.

  • AndreuQ

    De las fotos de Fer me gustan las familiares pero para no decantarme por alguna de esas en particular me quedo con la cruz de oro (nº 86). Las que el sol proyecta la sombra de la montaña sobre los campos en los que mi sombra había ido recorriendo a lo largo del día, especialmente la nº 63, también me sugiere tranquilidad y el fin de una larga jornada.

    De las fotos de Melga me quedo con la de Don Quijote (nº 26), lástima que no aparezca su escudero en esa imagen.
    Vaya, veo que el creador de la instantánea se me ha adelantado, yo voy viendo fotos y escribiendo comentario, al finalizar el visionado de todas ellas publico el comentario y al llegar hoy a la última me encuentro en la coincidencia de parecer de Melga. Ja, ja!

  • Melga

    Debemos de reconocer que Andreu es un hombre de retos y no solo los plantea si no que los cumple, fue fantástico compartir un momento con el y poderle dar ánimos, cual sera su próxima
    meta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.