Eth Setau Sagèth 2013

Después de una serie de días asimilando la experiencia vivida, la poca o nada lucidez mental para escribir un par de líneas, una inspiración perdida que quedo allá por el Estanh de Rius y todo hay que decirlo, un parell de días en Formentera en plan reposo del guerrero……..aquí estamos, delante del ordenador, dispuestos a plasmar algo que tenga un mínimo de sentido a pesar de los días transcurridos y la tendencia al olvido, en un stand by latente, de los buenos momentos. Lo curioso del caso es que estos viajes de verano se van horneando, a fuego lento, durante todo el año y al poco de iniciarlos, quien mas quien menos, ya ha dibujado en su mente buena parte de la ruta y sabe a ciencia cierta donde disfrutará del paseo, llaneando en bosques frondosos, donde le crujirán las rodillas descendiendo desniveles imposibles y donde, cuando el sendero se empina hacia el cielo, sufrirá momentos complicados. Si a todas estas sensaciones previas le unimos los comentarios, siempre sabios, del Señor de los mapas Cladera, tenemos una descripción al detalle de cada uno de los pasos dados y de las rutas alternativas. En el 2012 fue Picos de Europa desde un enclave fijo, con un campamento base en el centro de todo, tipo cuarteles de invierno y desde allí nos fuimos moviendo por la zona, izquierda, derecha, arriba y abajo….. Como acabamos echando de menos un par de días más, para este Agosto 2013, se decidió alargarlo un poquito, movernos en travesía y cambiar de cordillera…..Aina envió un correo con una idea sobre una circular por el Valle de Aran, de cinco días y con nombre propio, Eth Setau Sagèth (El séptimo sello) y como nos pareció de coña a tod@s, reservar fue coser y cantar (quiero decir que Aina cosió y cantó……y a través suyo tuvimos la primera toma de contacto con los hoteles y refugios de la ruta). Miguel se curró todo el tema de los billetes de avión y el transporte, con triple salto mortal y doble molinillo vertical hacia delante incluido, reservando la vuelta con Ryan Air….”como es el de vuelta, que nos quiten lo bailao” pensó alguno. Bárbara compró un par de mapas y los demás, los demás…., nos dedicamos a ir a todas las quedadas y cenas dispuestos a comer, escuchar y opinar. No quería olvidarme de Irene, que con su film transparente consiguió que todas nuestras mochilas llegaran sanas y protegidas tanto a la ida como a la vuelta. Vuelo tranquilo hasta Barcelona, furgoneta para nueve, cambio automático, un par de uyyyyyyysssss entre las columnas del parking y camino de Vielha. Dedos nerviosos cambiando emisoras de radio, menú en restaurante de autovía con un par de camareras temblando ante el exceso de trabajo que se les venía encima y….butifarra catalana. Un par de vinitos y pinchitos en Vielha, cena en el Urogallo y a dormir preparando la ruta que empezaba el día siguiente….., aunque eso de prepararla, como que no…..recuerdo que en la primera jornada tuvimos que echar mano del mapa continuamente. Tras esperar a un par de dormilones que se les pegaron las sábanas con la consiguiente enérgica reprimenda de María, salimos de Vielha a primera hora, dirección a Bossòst, fin de la primera etapa. Etapa muy distinta a las posteriores, ya que en los veintitantos kilómetros que hicimos, fuimos pasando por la mayoría de los pueblos de la zona y digo mayoría, ya que algunos nos evitaron y se iban moviendo impidiendo que llegáramos a ellos……porque de no ser así, no se me ocurre otra explicación para no haberlos encontrado. Vilac, Betlan, Aubert, Arròs, Pont d’Arròs, Begós, Vilamòs, Era Bordeta……..Para los que conocéis la zona, habréis echado de menos Mont…..pero lo de Mont, es algo que volverá más adelante. A mi no me entraba en la cabeza que la gente hubiera obviado tan vilmente a Mont y semejante afrenta no quedaría así. En nuestro almuerzo, alertada de nuestra presencia por las risas continuas, conocimos a la entrañable Guadi ( Bernar copyright ) que nos amenizó con su fácil verborrea y su historia vital, historia común de tantas personas en la España de la posguerra. Tanto a la salida de Vielha, como durante parte del recorrido y principalmente a nuestra llegada a Bossòst, pudimos comprobar sorprendidos, los destrozos que habían hecho las inundaciones del Garona escasamente un mes antes. Si transcurrido todo ese tiempo, eran bien visibles los efectos de la fuerza del río, no quería ni imaginarme como debió ser durante el día, día y poco, de finales de junio. Una de las señoras del hotel Garona, lugar de descanso de nuestra segunda noche, todavía se estremecía relatándome el miedo vivido. Ducha reparadora y paseo por Bossòst. A destacar la iglesia de Bossòst, María rezando, Irene de bailaora y los vinitos en la plaza con sus boquerones y sus bravas. Cena espectacular en el Garona y como la jornada del día siguiente era la más corta, desayuno a eso de las 8 y bastante, camino y manta.

Empezábamos la segunda etapa, de Bossòst al refugio Honeria. Foto de grupo en el puente y parada en Les a tomar un café. Desayuno dentro de un bosque de cuento y tras un recorrido al lado del río, ascenso, primera dificultad del viaje, hasta Canejan. Parada y cerveza en la plaza del pueblo, foto de Aina con un bebe…de juguete y ya dentro del Valle del Toran, sendero en ligero ascenso dirección Porcingles y otra divertida subida con la solana de las tres de la tarde, antes de bajar en un vertiginoso descenso a San Juan de Toran. Paradita en San Juan en su bar abierto solo en Agosto, saludar a los cuatro vecinos, copita de champan para Libero, foto de alaroners en la placita de la iglesia, la casa del oncle Andreu y tras cruzar el rio, llegada al refugio Honeria. Al estar solos y tener el refugio para nosotros, habitación de chicas y habitación de chicos. Ducha de agua caliente, lavar y tender ropa, cuatro fotos de la puesta de sol y una cena genial, sopa de cebolla, espagueti bolognesa y butifarra catalana. Con un café y orujo, al aire libre, y con los consejos de Aleix, guarda del refugio, preparamos la ruta del día siguiente, la más dura, larga y exigente. Lo de dormir ya fue otra cosa, entre que hacía años que no dormía en la parte de arriba de una litera, el calor, las risas al ver a Bernar embutido cual sobrasada casera en su saco de alquiler, los ronquidos, diesel y gasolina, y el saco sabana…..fue bastante complicado pegar ojo.

Desayuno, bolsa de picnic y a hincarle el diente a la etapa reina. Su gran longitud, su gran desnivel positivo y negativo la convertían en una etapa de alta montaña. Del Refugio Honeria a Salardú, unos veintisiete kilómetros. Desde primera hora, a eso de las siete y poco, fuimos ascendiendo a buen ritmo, observando los primeros neveros con un espesor todavía importante. Dejábamos atrás bosques frondosos y riachuelos para adentrarnos en un paisaje distinto y hasta ese momento novedoso, prados, cascadas y senderos de montaña colgados en los acantilados, esculpidos en la roca. Es complicado describir tantas sensaciones en esa mezcla de sufrimiento en la subida, ensimismado en la belleza de cascadas de neveros y saltos de agua. Mencionar en este momento del ascenso, aspirando y expulsando el aire, a ritmo continuado, secándote las gotas de sudor y escuchando tus pensamientos,…..que cada uno subía con su casa de siete días a cuesta, entre 8 kg el que menos, 11 kg y algo el que más y que descubrí que el regalo maravilloso por mis 42 que llevaba en la muñeca izquierda era de una ayuda inesperada con su información continua de altitud. Me sirvió de forma increíble para ir regulando en la subida, conocedor de forma continua y en tiempo real , de lo que ya se había ascendido y lo que quedaba por llegar hasta el Coll de Guerri. Todo esto aderezado con un sin fin de instantáneas ya que miraras donde miraras no te quedaba más remedio que apretar el gatillo. Poco antes de llegar al Coll y posteriormente en un falso colladito, disfrutamos por primera vez de la nieve y haciendo equilibrios sorteamos los primeros neveros. Comida en las Casas de Minas de Liat, abandonadas y derruidas, con vistas increíbles al Estanh Long de Liat y al Estanh de Pica Palomera. Si cierras los ojos durante unos minutos todavía puedes oír chirriar las ruedas de las vagonetas, transportando piedras y rocas de un lugar a otro y trabajadores incansables extrayendo el hierro en condiciones durísimas. Una vez superado el Refugi de Liat, cogimos la pista que se solapa con el GR y que nos llevaría hasta Salardú. A excepción de un par de cascadas, unas vistas sobre un rio teñido de rojo, un grupo inmenso de vacas pastando a sus anchas en una pradera extensa y un par de rebaños de ovejas con sus respectivos perros pastor ocupando toda la pista, el recorrido por esta se hizo poco menos que tedioso, aburrido e inaguantable. La dureza y tiempo empleado hasta entonces, asi como el calor y el polvo de la pista de tierra tampoco ayudaron demasiado para aliviar esas horas de llaneo continuo. Por estos lares, hubo un parell de cambios de botas por calzado algo mas llevadero y los compeed para ampollas hacían furor. Después de horas de pista entrábamos sedientos de algo fresquito en Bagergue y en el centro del pueblo nos agenciamos unas cervezas riquísimas. De ahí a Salardú, previo paso por Unha, por un camino dentro de un bosquecillo, fue un auténtico y placentero paseo. Refugi Juli Soler i Santaló, de nuevo habitaciones para chicos y para chicas. Cena y en chanclas un gin tonic en un animado pueblo y esta vez si, dormí como Dios.

Aina había leído un par de crónicas de la ruta y en ellas aconsejaban evitarse, en taxi, parte de la carretera que va de Salardú a Arties y la pista de Valarties. El tramo a evitar, es un tramo de asfalto y otro que en ese momento no existía, ya que parte de la pista ha desaparecido por culpa de las inundaciones y el acceso se hace por un par de propiedades privadas acondicionadas para la ocasión. Reservamos pues, un taxi de nueve plazas y el amigo no solo nos evito ese tramo sino que, a diferencia de otros taxistas que desistían al poco de coger la pista por su lamentable estado, nos dejo sanos y salvos, aunque algo mareados y golpeados a la altura del Pontet de Rius. A partir de ahí empezábamos nuestra cuarta jornada, la que nos tenía que llevar desde Salardú al Refugio de Conangles. De inmediato, el GR se empinaba e íbamos ascendiendo en busca de las Basses de Rius, observados por la imponente cara norte del Montardo, pico emblemático del Valle de Aran y por los silbidos de las marmotas, que aunque no las vimos, allí estaban. La subida hasta el Estanh de Rius es espectacular con vistas incomparables por doquier, tanto de lo que queda por subir, mirada al frente, como de lo que vas dejando atrás. En el Estanh de Rius y en el Estanh Tòrt de Rius disfrutamos como críos con las fotos y las vistas. Los supervivientes presentes del Carros de Foc 2011, nos estuvieron enseñando via mapa, via vista al frente parte de la ruta trazada en su día con el majestuoso Coll de Contraix al alcance de la mano, digo, de la cámara. Faltaba fotografiar un cuarto rebaño en este viaje y después del de vacas, ovejas, nosotros,…….apareció encima de un colladito encima del Estanh de Rius, un grupo muy numeroso de caballos………Disfrutamos, contentos y felices, de la comida en un paraje espectacular, el Port de Rius. Desde allí y casi sin darnos cuenta, descenso brutal por el Valle de Conangles en busca del refugio del mismo nombre y la bienvenida de Genis. Por primera y última vez en el viaje, habitación global y grupal, chicos, chicas, mochilas, ropa sucia…..una joya vamos!!!, noche de lluvia, goteras y ventanas cerradas. También por primera vez en el viaje, tanto en la ruta como en el refugio coincidimos con gente pateando las distintas rutas. Cena conjunta con gente de distintos sitios e historias varias. Mención especial a los de Guadalajara, que venían pegándose una buena paliza haciendo la Transpirenaica, con los que compartimos un buen rato de aventuras y batallitas diversas. Mención especial también en este punto a María que amenizó la velada con su risa contagiosa y su salero extremeño. Una primera observación a la previsión del tiempo del día siguiente y la constatación inefable de lo que ya estaba cayendo en ese momento empezaba a intranquilizar al personal y no auguraba nada bueno para el día siguiente. Miguel empezó a repartir tapones para los oídos, por experiencia previa y en previsión de lo que podría pasar. Tras cuatro fotos y un par de risas ( previa comprobación de que Libero seguía vivo ya que se tumba, se embute en el saco sábana y apenas respira ), se apago la luz a las 10 de la noche y dulces sueños.

Diana a las 6 y media, con ganas de hacer la última etapa y completar el recorrido cerrando el círculo. Desayuno, foto en el letrero del Refugi y camino del Port de Vielha. Desde que salimos, una continua lluvia nos estuvo acompañando en nuestro camino hasta que se convirtió en un auténtico diluvio. Un par de relámpagos y sus correspondientes truenos hizo que nos miráramos y prácticamente sin dirigirnos palabra, volvimos al refugio. Empapados hasta las trancas decidimos esperar durante un rato esperando que escampara o al menos remitiera un poco. Lo que nos preocupaba bastante y más teniendo en cuenta los sitios y altura de paso de la jornada, era la tormenta que no cesaba. Tras un par de cafés, algún que otro cambio de botas por zapatillas de paseo y una emocionante partida de domino donde el menda aplastó a sus contrincantes, el grupo en una decisión unánime, decidió volver a Vielha en el bus de las 10:40 y hacer algo mas corto por la zona. A mi personalmente, me sentó como una patada en inimaginable sitio abandonar la Setau, pero se tomó la decisión correcta, en aquel momento y con la perspectiva del tiempo pasado. He guardado esta última etapa en el cajón desastre de las cosas pendientes y algún día volveré para llegar a Vielha a través del Port. Más risas esperando al autobús, video bailando una conga y clases de aerobic, Marco buscando a su padre que lo había vuelto a abandonar y alguna que otra coña recordando la noche anterior. Bernar sugirió, en voz baja, que una vez en Vielha, podíamos coger el coche, acercarnos a Bausen y visitar el Bosque de Carlac. Desconozco que paso en el corto trayecto desde Conangles a Vielha, pero lo que tenía que haber sido una pateada de nueve por el bosque animado se convirtió en un abandono masivo de las chicas al grito de “ Vielha fin de trayecto, tenemos las botas mojadas”. Se quedaron en el Urogallo esperando que les dieran las habitaciones y nos fuimos los cuatro jinetes del apocalipsis, mas felices que unos jinjols, a descubrir el bosque de Carlac. Bosque increíble, de cuento real o de fábula inventada. Impagable sentarse a escuchar el bosque, sin otro sonido que el agua correr….( Nota del autor: aconsejo encarecidamente en un viaje con mujeres, intentar patear por algún sitio sin ellas y disfrutar de un valioso tesoro….el silencio). Comida con vistas a Canejan, 8 kilómetros más en las piernas, cervecita en uno de esos sitios regentado por otro iluminado del turismo de calidad, volantazo a cuatro manos para coger el desvío a MONT, ( gracias amics!!!, no tengo palabras para semejante demostración de amistad ) para poderme hacer la foto en el pueblo evitado, por el grupo, el primer día y vuelta a Vielha. Lo que viene a continuación ya no tiene nada que ver con una web de montaña por lo que omitiremos detalles, aún dando alguna que otra pincelada tal que….botellas de Luis Cañas, pinchitos, Valdemar, más pinchitos, Muga, champiñones con virutas de foie, chuletones, más Muga, orujos…….y algún que otro gin tonic…..hasta que cada uno se fue a dormir. Como ya desde pequeñito me enseñaron que el que sabía trasnochar debía saber madrugar (y un jodido WApp que me despertó), a las 8 y poco el que suscribe y Miguel estábamos desayunando,….luego bajo Irene y así poco a muy poco….fue amaneciendo todo el mundo.

Salida de Vielha dirección Port de la Bonaigua, a diferencia de la ida que vinimos por el túnel, parada y foto a 8º centígrados en Baqueira Beret. Pista dirección Montgarri hasta que nos dio pereza continuar y fin del viaje, camino ya de Barcelona. Comida de menú genial en La Pobla de Segur y muchas risas en el asiento de delante mientras quien mas quien menos durmió buena parte del trayecto. Cansado de conducir, acabé sentado en un banco de la terminal de salida de nuestro vuelo de Ryan Air, siendo testigo directo de la política de la compañía y como aplican a rajatabla las extravagantes exigencias de la low cost. Lo mejor que se puede decir del vuelo de vuelta es que no paso nada destacable y tras media hora de experiencia irlandesa aterrizamos en Son Sant Juan. A partir de ahí, un novio que aparece por sorpresa, una novia que no ve las llamadas, gente siempre dispuesta a ayudar, que le informan de semejante demostración de amor preboda, una nueva pasajera que salta del grupo de los alaroners y se sube al Qashqai, un autobús que ya llega, un coche en un parking de larga estancia y una mochila que no llega a mi casa……..Antoniaaaaaaaa!!!!!!, pero eso, ahora si, ya es otra historia.

Mil gràcies companys, un verdadero placer!!!….y a preparar la del año que viene.

Adishatz i gràcies Val d’Aran i eth Setau Sagèth

Una pequeña recopilación de momentos

CIMG0555

Para el que tenga ganas y algo de tiempo……las 1270 fotos de la galería Eth Setau Sagèth 2013

IMG_1078

Pirineos 2013

Después de unos días de descanso ya en nuestra querida roqueta, me siento a intentar plasmar las emociones vividas en este viaje al valle d´Aran, la preparación previa al viaje nos llevo a reunirnos muchas veces para hablar del mismo ( una excusa para cenar y vernos los integrantes del grupo) y como el tiempo pasa deprisa llego el día D y la Hora H, salimos el 2 de agosto hacia Barcelona en avión donde teníamos alquilado un vehículo con 9 plazas, nuestro destino de inicio estaba en Vielha así que teníamos 299 kilómetros de carreteras por delante pero con el animo intacto ya que las ganas nos podían a todos, teníamos reservas en el hotel Urogallo para pasar la primera noche, llegamos a Vielha sin incidentes y después de dejar las mochilas en el hotel nos fuimos a recorrer las calles de la ciudad y a tomarnos unos vinos con sus respectivos pinchos, a dormir tempano que mañana hay que arrancar nos dijimos unos a otros y así lo Hicimos.
Primera etapa: de Vielha a Bossóts

icon-car.pngKML-LogoFullscreen-LogoQR-code-logoGeoJSON-LogoGeoRSS-LogoWikitude-Logo
1ª etapa Vielha Bossots

cargando mapa - por favor, espere...

1ª etapa Vielha Bossots 42.703013, 0.793246

reponiendo fuerzas
Para mi la etapa menos atractiva ya que tuvimos que pisar mucho asfalto, visitamos diferentes pueblos de montaña que vale la pena ver, en varias ocasiones tuvimos dificultad para seguir la ruta ya que las inundaciones acaecidas el mes pasado en el rió Garona han dañado las infraestructuras y ha dejado una paisaje lleno de maquinas de todo tipo intentando normalizar la situación arreglando las margenes del rió, hay varias fotografías que atestiguan lo que la crecida del rió provoco, para llegar a Bossóst tuvimos que ingeniárnoslas hasta encontrar un puente para cruzar el río y llegar al hotel Garona donde teníamos previsto pasar la noche, cervecitas ducha cambio de impresiones y visita obligada a conocer algo del pueblo con sus respectivos vinos no faltaría mas ya pensando el la etapa del día siguiente.

Segunda etapa: Bossóts valle de Torán refugio de Honeria.

icon-car.pngKML-LogoFullscreen-LogoQR-code-logoGeoJSON-LogoGeoRSS-LogoWikitude-Logo
2ª etapa Bossóts refugio de Honeria

cargando mapa - por favor, espere...

2ª etapa Bossóts refugio de Honeria 42.779275, 0.689392

A pesar de no ser demasiado larga esta etapa, con sus alrededor de 16 kilometros no iba a introducir las primeras pendientes de montaña, nos la tomamos con mucha calma y a pesar de la señalización que para mi gusto a veces es escasa y conduce a error y gracias a los mapas y a nuestros amigos Bernar, Fernando y Barbara nos fueron llevando a la meta que era el refugio de Honeria, antes de llegar pasamos por san Jon de Toran donde pudimos disfrutar de un momento de relax acompañados por unas cervezas bien frías unos y otros bebidas isotónicas, como Libero que se bebió una copa de cava ( tu si que sabes Libero ),el refugio esta enclavado en un paraje idílico con sus verdes pastos y su rió en el cual poderte refrescar de los calores de este verano, al tener acceso en coche nos encontramos con bastante gente que disfrutaba del rió y del sol, cenamos temprano y a la cama, en teoría teníamos que dormir todos juntos pero al ser solo nosotros pudimos tener dos habitáculos donde chicos por un lado chicas por otro, antes de dormir estuvimos debatiendo la próxima etapa ( la etapa reina con 27 kilometros de recorrido y unos desniveles que quitan el hipo ) con los consejos del encargado de refugio para salvar las dificultades que podíamos encontrar en el camino, a dormir que ya es hora, cuatro risas unas fotos por sorpresas en el dormitorio de las chicas y tapones para los oídos para intentar no escuchar los motores diessel de los compañeros.
honeria

Tercera etapa: Refugio de Honeria al refugio de Juli Soler ( Salardú ) etapa reina:

icon-car.pngKML-LogoFullscreen-LogoQR-code-logoGeoJSON-LogoGeoRSS-LogoWikitude-Logo
 

cargando mapa - por favor, espere...

  42.707026, 0.901022

A levantarse que ya es hora, las 6:00 ring ring, para lo que no están habituados les cuesta levantarse tan temprano, el día se presentaba soleado y las pendientes a superar no eran moco de pavo así que un buen desayuno revisión de mochilas y a comenzar a patear con calma, esta etapa que nos iba a subir a cotas ya cercanas a los dos mil cuatrocientos metros de altitud, el inicio ya se empinaba bastante pero la subida fuerte aun estaba por llegar, con unos paisajes de postal y una inclinación cada vez mayor fuimos superando las pendientes con el dedo ligero en el disparador de la cámara ya que mirases donde mirases salia una buena foto, cascadas de vértigo y los primeros indicios de la explotación minera de épocas pasadas con sus torres enclavadas en sitio imposibles que llevaban el mineral de hierro desde la mina hasta los acopios del mineral, los neveros nos fueron acompañando durante todo el trayecto pero fue en los lugares mas elevados donde no nos quedo mas remedio que atravesar algunos, con el consiguiente riesgo de caídas ya que la nieve aun dura esta muy resbaladiza, si no que se lo pregunten a Maria que dio con su trasero en la nieve sin mas incidente que las risas de todos ella incluida, nos habíamos propuesto comer en un pequeño refugio que hay cerca de una laguna antes de comenzar el descenso que nos llevaría al refugio de Salardú, después de un buen rato de relax empezamos la bajada que es larga y tediosa ya que discurre por una pista empleada por los ganaderos de la zona para subir el ganado a pastar y que se hace eterna, arriba nos encontramos con un rebaño de vacuno muy numeroso y ya en la bajada muchas cabras y ovejas que en ocasiones nos impedían pasar ya que estaban tumbadas en mitad del camino y que hubo que espantar si no aun estaríamos allí, mas abajo disfrutamos de una espectacular cascada en la cual nos hicimos varias fotos y a la que yo baje a ver de cerca, antes de llegar al refugio de Salardú pasamos por el pequeño pueblo de Unha donde disfrutamos de unas birras y demás refrescos, para 20 minutos después ocupamos las habitaciones del refugio Juli Soler para descansar y preparar la siguiente etapa no antes del recorrido habitual para conocer un poco la población.

salardu

Cuarta Etapa: de Salardú al refugio de Conangles.

El comienzo de la cuarta etapa lo hicimos en taxi, gracias a Aina que se había informado de que los primeros kilómetros de la excursión aparte de tediosos y sin ningún interés y que algunos de los tramos están cortados por culpa de las inundaciones, así que nos los evitamos, en esta etapa con unas vistas impresionantes de algunos de los lagos de esta parte de pirineos, parte del camino de subida nos fuimos fijando para ver si en algún momento divisábamos alguna marmota ya que nuestro amigo Bernard nos había comentado que habitan por esa zona y que al ser muy curiosas y precavidas emiten un sonido que les avisa de cualquier tipo de intruso que pueda transitar por sus territorios, subir subir y mas subir hasta los lagos, parece mentira que al quitarte la mochila parece que flotaras, disfrutamos de hacernos fotos y de recorrer los diferentes sederos que hay entre los lagos, el punto de referencia era el collado que era el punto de inflexión y el comienzo de la bajada hacia el refugio de Conangles, bajada larga y dura pero con la recompensa del descanso que conlleva llegar al destino fijado y ya pensando en la última etapa del día siguiente.

juli

Quinta y última etapa: Refugio de Conangles Vielha

Después del del descanso merecido y un desayuno reparador con todo preparado comenzamos la marcha, el tiempo no pintaba nada bien y después de unos veinte minutos de ruta empezaron a caer las primeras gotas, que hacemos nos preguntamos? vamos a seguir un poco mas, las ganas de cerrar el circulo pesaban en el hambiente y creo que ninguno de nosotros tenia ganas de acabar con una retirada, pero la cosa se iba a complicar con los primeros truenos y la cantidad de agua que estaba comenzando a caer, así que decidimos volver al refugio e ir hasta Vielha en bus y si el tiempo se componía siempre teníamos la opción de hacer algo cerca y así fue aunque las chicas en esta ocasión prefirieron quedarse y dar unas vueltas por la ciudad ir de compras y descansar un poco, los cuatro integrantes masculinos y orientados por Bernar fuimos a visitar el bosque de Carlac, la verdad es que es una maravilla de vegetación exuberante con arboles centenarios que se presta a la imaginación, de regreso a Vielha nos encontramos a nuestras compañeras de viaje ya vestidas para la cena de despedida, las muy pillas ya llevaban unos vinos y sus receptivos pinchos, duchita y a unirnos al jolgorio que Vielha bien vale unos pinchos, como teníamos reserva, a las nueve nos dirigimos al restaurante don degustamos las magnificas viandas que nos sirvieron, mas vino y chupitos ya nos tenían mas animados y nadie quería que se acabara la fiesta, pues vamos que un buen gintonic no nos caería mal así que ni cortos ni perezosos nos fuimos a un pub a quemar la noche, unos bailes unas bromas y cada uno se fue entonando a su manera, medio pedal fue el resultado para mi que me retire a tiempo, no se que hora era, algunos se quedaron algún tiempo mas, a la mañana siguiente con algo de resaca teniamos que hacer el camino de vuelta primero a Barcelona y luego volar a Mallorca.

conangles

Agradecimientos; A Fernando por darse el palizón de conducir de ida y vuelta, A Bernard por guiarnos mapa en mano e informarnos de la fauna ( marmotas incluidas ) y llevarnos a visitar el bosque de Carlac, a Libero por enseñarnos como se baila, a Maria por animarnos con sus risas, a Barbara por su ejemplo de superación en sus malos momentos, a Aina por librarnos de un tramo tedioso y pesado con su idea de taxi, a Irene por su alegría y a Antonia por sus ganas de marcha.

Gracias amigos por compartir esos momentos conmigo.
amigos

Un montón de calas

Este sábado y como ocurrió en otras ocasiones el verano pasado, solo Fernando y yo acudimos a la cita semanal, la propuesta era la de la recorrer 4 calas, cala Bota, cala Pilota, cala Virgili y cala Magraner, coincidiendo con la fiestas patronales de Inca y con lo marchoso que es el personal joven del grupo no me extraña que no aparecieran, ademas el vaticinio meteorológico auguraba un calor de los de aúpa ( como así fue ) las calas visitadas son de lo poco virgen que nos queda en esta isla mediterránea que gozamos los que en ella habitamos, aunque cabe denunciar aquí una mega construcción que sale de la nada y estropea el paisaje como si de un forunculo se tratara, fuimos avanzando y disfrutando de cada disparo de la cámara fotográfica viendo el mar embravecido rompiendo contra los acantilados, mirando la hora decidimos llegar a cala Magraner para merendar allí y ver si nos podíamos remojar con un baño, así que sobre las 10:30 descaramos las mochilas a la sombra de las vías de escalada que se cuentan por cientos en este enclave privilegiado para esa disciplina deportiva, el oleaje era bastante fuerte y en los primeros metros de entrada a la playa te lanzaba piedras a los tobillos pero así y todo un servidor se metió sin nada que esconder y aun menos que ver jajajjajajaj, que fresco se queda uno cuando vienes de sudar y te metes en el agua, bañito merienda y la pregunta que surje la mayoría de las veces y que hacemos ahora, pues mira es temprano y si vamos hasta cala Varques? y porque no, así que para allí nos fuimos, primero pasamos por es calo des Serral ( dos metros de playa de arena ), donde encontramos un bañista naturista lugareño entrado en años, con el cual estuvimos charlando y comentando la espantosa construcción que se divisa en la colina cercana y que parece un hotel, el señor nos comento que no, que se trataba de un chalet de un personaje alemán que incluso se veía muy poco movimiento, después de despedirnos nos dirigimos a la siguiente cala, cala Sequer donde ya solo nos dedicamos a sacar algunas fotografías para continuar en busca de cala Varques, el calor ya apretaba de lo lindo y en un momento dado le hice el comentario a Fernando ” pagaría 10 euros por una cerveza bien fría ” a uno pocos metros empezamos a divisar la playa de arena de cala Varques llena de gente disfrutando del sol y de sus aguas, cuando vemos a los lejos dos velas que se emplean para dar sombra en las terrazas de los bares y le comento a Fernado “eso es un chiringuito ” me dice que va, paso tras paso llegamos al lugar y cuanta es nuestra alegría, cervezas a dos euros, como dos náufragos del desierto nos pedimos dos bien fresquitas, ummmmmmmmmmmmmmmmmm que rico el primero de los tragos, una vez apagada nuestra sed decidimos tomarnos un merecido baño, le pedimos a los regentes del bareto si nos puedes vigilar las mochilas y las cámaras a lo cual nos contestan que no hay ningún problema, con los bañadores puestos nos encaminamos a la playa, joder como esta el personal femenino por supuesto, las olas rompen contra la arena y se divisa una medussa, una que hay y tenemos que verla, comento la jugada con tres vírgenes vestales recién aterrizadas del olimpo de los dioses que están en la orilla, mientras Fernando va un poco mas al centro de la playa sin atreverse a meterse mucho en el agua, nos remojamos un poco y decidimos comer y tomarnos otra birra, enfrente del chiringuito encontramos una pareja de Asturianos ( Pablo y Sandra ) que resultan ser amigos de una compañera de trabajo, eso lo averiguo después de entablar conversación con ellos y bromear ya que estaban sentados con los pies en un charco fruto de las olas al romper contra las rocas, les comento si les gustaría conocer un paraje espectacular que se haya a unos centenares de metros de donde nos encontramos, se trata de sa cova des Coloms donde la naturaleza y el derrumbe de una cavidad ha dejado un puente natural que esta a unos 25 metros del agua, cuando llegamos vimos a mucha gente expectante ya que un grupo de valientes o inconscientes eso según como los llames, estaban practicando puenting, bajamos hasta el nivel del mar dentro de lo que fue la cueva y contemplamos el primero de los dos saltos de los que fuimos espectadores, cuando subia el saltador le pregunte que se siente, me dijo que nada que es solo un segundo con un subidón de adrenaina, luego cuando ya salimos de la olla fuimos testigos de otro salto, de vuelta a cala Varques para emprender el camino de vuelta, despedida de nuestros nuevos amigos y a caminar, son las 15:00 horas y el sol cae como plomo fundido sobre nosotros, vueltas y revueltas hasta que no superamos cala Magrane y recuperamos la pista no dejamos de sufrir arañazos en las piernas, venga que ya no puede quedar mucho nos decimos uno al otro con unas ganas terribles de llegar al coche, ya estamos pensando en refrescarnos con una cerveza bien fría en Manacor eso si de botella y sin vaso un poco antes de llegar al coche se nos acaban las existencias de agua, bueno ya esta bien de tanta chahara pasemos a ver el fruto de nuestra arma que no es otra que la cannon.
Cova des Coloms

Sábado de 7 calas………..

Habían  saltado todas las alarmas para este sábado, la isla estaría en alerta amarilla o de un color parecido por culpa de un calor agobiante y los vientos del sur.  Como los distintos componentes de este, nuestro, vuestro, de todos, grupo tan unido y heterogéneo saben leer y asimilar las noticias……tenía claro que habrían oído algo sobre los esperados treinta y muchísimos grados a la sombra y no se presentaría mucha gente. De hecho, pensé que no se presentaría gente……cabal y con un mínimo de sentido común.

Dos opciones planteadas, un paseíto por la zona de Alcudia, tranquilo, corto y relajado al lado de cierta civilización y la otra, la elegida por los votantes, una ruta por la zona suroeste, llaneando de cala en cala y algún que otro baño. La proximidad de nuestro viaje a Pirineos obligaba a sugerir algo light, para estirar un poco las piernas y poco más……

Si ya esperaba a poca gente…..éramos pocos y parió la abuela….a eso de las 8 menos algo un par de mensajes de WApp me indicaban que todavía se podía ir quedando más gente en la cama……..dulces sueños angelitos!!!

Tras los diez minutos de rigor y un par más de cortesía, los dos únicos asistentes a la convocatoria, Miguel y yo, yo y Miguel, decidimos que era un día perfecto para conducir hasta Calas de Mallorca y hacer las 4 programadas…..Cala Bota, Cala Virgili y la Cova de ses Dones, Cala Pilota y Cala Magraner…….preparados para soportar el calor que ya a esa hora empezaba a ser insoportable.

Aparcando el coche delante de la barrera de Ca’n Roig, Miguel ya sugirió eso tan típico nuestro de “y si………”, que quería decir más o menos algo así “ ya que hacemos cuatro calas, seguimos, hacemos tres más y nos pegamos un baño en Cala Varques y tiramos un par de fotos en el Pont natural……”. De perdidos al río, nos mentalizamos enseguida asumiendo que el día sería largo y jodidamente caluroso. Decidimos hacer la ida bien pegaditos a los acantilados y evitar la pista que llega a Cala Magraner.

Para no extenderme en demasía, haré solo un par de apuntes de cada cala………en la primera, en Cala Bota, nos sorprendió un rebaño inmenso de cabras y un mar ligeramente movidito. El olor a herbívoro en toda la extensión de la cala era bastante llamativo.  En Cala Virgili no había nadie, un par de fotos al escar de la cala y visita a la Cova de ses Dones y su playita interior. Una pareja extranjera con una niña en Cala Pilota y nosotros llegando a cada una de ellas a través de las distintas repisas de roca de los acantilados. Increíble la belleza de las calas en cuestión……lástima que el mar siguiera a esas horas un poco removido, (tenías razón Manel……). Bañito en Cala Magraner junto a unas diez personas, dos perros y un par de escaladores en las vías de la pared de la cala. Olas que al romper en la playa arrastran piedras arriba y abajo y hay que apretar los dientes por algún que otro golpe en los tobillos………cala espectacular.

Seguimos con la idea inicial de ir de cala en cala por los acantilados y nos dirigimos hacia la siguiente, una vez superadas las paredes que cierran Cala Magraner y arañarnos un poco las piernas por lo sucio del senderillo. Llegamos al Calo des Serral, una pequeña calita donde solo cabe uno a poco que abra las piernas y estire los brazos…..y eso es lo que sucedió, había un señor de cierta edad como Dios lo trajo al mundo, disfrutando de la soledad del lugar…..y ya no cabía nadie más. Nos dijo el nombre de la cala y continuamos nuestro camino….

La siguiente era Cala Sequer y esta ya empezaba a estar más concurrida, quizás de gente que huía de las aglomeraciones de nuestro siguiente objetivo, Cala Varques. Llegando a Cala Varques, bordeando el mar, se adivinan un par más de calas de las que desconozco el nombre y fue más o menos por allí cuando Miguel dijo eso de “ Joder, si hubiera un chiringuito me bebería una birra muy fría, aunque costara 10€”…….una vez superada la línea de arena de la cala, se veía allá a lo lejos unas telas a modo de toldo sobre unas rocas y para allá que nos fuimos y leímos “cerveza a 2 €”……..y dos para cada uno que cayeron. Bañito no sin un pequeño susto ya que nos paso cerca la única medusa que había en toda la cala, comida y foto de grupo, digo, de duo………

Enfrente de la barrita del bar, sentados sobre un cojín, debajo de una sombrilla. mojándose cada vez que las olas rompían en las rocas….disfrutaban de su último día de vacaciones una parejita de Asturias y Miguel, que no se calla ni debajo del agua ya había entablado conversación con ellos. Casualidades de la vida y es que el mundo es un pañuelo, la persona que les había recomendado Cala Varques, incluso sin haber estado, era una compañera de trabajo de Miguel. Tras un ratito de cháchara, llevamos a Pablo y Sandra a conocer el Pont natural y bajar a su calita interior y ver las dos entradas de mar. Allí disfrutamos, junto a unas cuarenta personas mas, de un par de saltos, tipo puenting, espectaculares. Unas cuantas fotos más, una última cerveza de despedida ( gracias chicos por la invitación ) y preparados para iniciar la vuelta a eso de las tres de la tarde bajo un sol de justicia y un calor inhumano. A diferencia de la ida, fuimos continuamente por pista de tierra, excepto el tramo que tienes que buscar como bajar a Cala Magraner. Cuando llegamos al coche, el GPS de Miguel le había dibujado una ruta de unos 16 kilómetros, muy entretenida. Poco antes de llegar al coche le di el último sorbo al camelbak y acabé el agua. Desde el principio de la jornada había ingerido 3 litros y medio de agua, una coca – cola y 1 litro de cerveza………………sin comentarios

Hoy es uno de esos días que me encuentro especialmente cansado………menos mal que tenía que ser light

CIMG0176

 

Marinas de Andratx i Estellencs…….

Grandísima pateada de sábado de verano buscando calas y calitas. Cierto es que, para no variar, alargamos un poco la propuesta y exceptuando el último tramo de pronunciada subida que realizamos a eso de las dos y algo de la tarde, la ruta no se hizo especialmente larga por el calor. Viajando dirección Andratx, pasado Estellencs, aparcamos los coches una vez superados los dos túneles que se construyeron para proteger la carretera de los desprendimientos que venían del Cingle d’en Barrina. A eso de las nueve menos algo empezamos a andar buscando la pista primero, senderillo después, que haciendo lazadas bajaba rápido a dar con la Cala de Ses Ortigues. La cala es una virgueria, pequeñita, aislada, hace como una media circunferencia con vistas despejadas y un agua limpísima, azul turquesa. Como el acceso a la cala fue bastante rápido decidimos seguir nuestro trayecto en vez de parar a desayunar y pegarnos el primer bañito del día. Como luego, rápidamente, se podrá comprobar, la decisión fue un gran error ya que a simple vista era el mejor sitio para remojarse el cuerpo. Seguimos sorteando piedras, ahora sube, ahora baja, bordeando toda la costa buscando la Pedra de Sa Galera. A mi personalmente este tipo de propuesta veraniega me encanta ya que toda la jornada transcurre al lado del mar, a veces al lado, a veces dentro, a veces subes por los acantilados y parece que te alejas para volver a bajar de forma vertiginosa buscando las piedras de la orilla. La idea es muy sugestiva ya que cuando el calor aprieta y la gota de sudor cual gota malaya te empaña las gafas, tienes la posibilidad de meterte en el agua. Además el agua de la zona norte, donde la Tramuntana cae hacía el mar bruscamente, mantiene una temperatura más fresca de lo habitual en otras zonas de la isla. Cargados de razones transitábamos de roca en roca mientras un visitante inesperado aparecía continuamente en cualquier calita o recoveco donde pretendíamos mojarnos los pies…las medusas, muchísimas medusas…..todo el jodido litoral estaba lleno de medusas.

La idea era parar a desayunar donde pudiéramos nadar un poco, por lo que seguimos adelante en busca de la cala perdida….limpia de medusas. Llegamos a la altura de un saliente hacía el mar desde donde hay amarrada una red fija y allí haciendo fotos de las boyas y de un barco de recreo que llevaba un rato intentando recuperar el ancla, al girar hacía la derecha por una pequeña travesía, aparecía majestuosa la Cova d’en Bielet. Jaume estuvo un rato intentando adivinar la forma de descender por la pared y acceder a la cueva. Tras unos segundos de observación llegó a la conclusión que, aunque él lo veía factible porque veía un par de agarres muy nítidos, no era cuestión de jugársela bajando para luego tener que subir a pulso. Decidimos dar la vuelta y merendar allí mismo a la sombra de la pared con unas vistas increíbles. Evitamos ese punto, que no nos dejaba continuar, por una torrentera que habíamos visto previamente. Ascendimos por ella, con un cuidado extremo por el desnivel y la piedrecilla suelta, para una vez arriba, llanear durante unos minutos y volver a bajar hacía el mar con vistas ya a Sa Punta de Na Foradada y sus agujeros característicos. De camino a la punta en cuestión, encontramos una pequeña calita y como llevábamos toda la mañana intentando bañarnos y en vista de que el calor ya arreciaba, decidimos que ese era el momento de refrescarse un poquillo…….y eso fue lo único que pudimos hacer, refrescarnos…los pies y echarnos agua por encima…..mientras Jaume perseguía con un palo a una colonia de medusas intentando mantenerlas a raya….jodido bicho, no viajarán solas, no…viajan toda la familia, juntitas todas. En este punto, la excursión del día dejo de ser una ruta buscando alcanzar un punto concreto y se convirtió en la búsqueda, única y exclusiva, de un trocito de mar donde pudiéramos bañarnos. El acceso a la Punta de Na Foradada nos trajo nuevos retos y tras un poco de travesía por la pared y una pequeña trepada llegamos a un punto donde una cuerda atada a una roca y un par de escalas de hierro, sueltas, alrededor de esta, no nos dieron ni un ápice de seguridad y por segunda vez en el día tuvimos que dar la vuelta para subir, en este caso, por una canal de tierra y roca que se las traía y que nos dejo encima de nuestro objetivo. Bajada por un caos de rocas y acceso a la parte superior de la roca de los agujeros….espectacular, increíble……lástima que una barca y sus tripulantes se empeñaron en ponerse continuamente delante de los dos forats y hacer que fuera casi imposible captar una buena instantánea del sitio, del momento, sin tener que modificar la perspectiva…….que se le va a hacer…..Bueno, por lo menos, a diferencia del día de la Serra des Cavall Bernat, tengo un foto pateando por encima de los Forats!!!

Un par de miradas al mapa para cerciorarse del sitio por el que teníamos que subir por los acantilados para dejar atrás el mar, e ir a buscar la Carretera Vella de Estellencs y hacía allí que nos fuimos……no sin antes encontrar la cala del día, no tanto por su belleza, que la tenía, sino porque fue la única que encontramos sin medusas…….y en un visto y no visto estábamos disfrutando de un merecido y refrescante baño. Es la cala anterior a Cala s’Algueret, creo…….Estuvimos en el agua, debajo de una pared vertical con infinidad de roca blanca, hasta que Andreu vio, o dice que vio, otro bicho cabezón con patas y salimos echando leches de allí. Comimos y nos pusimos en marcha, buscando la torrentera de subida, preparados para el último esfuerzo del día. Antes de eso, mencionar que en un espolón rocoso tuvimos que echar una mano a Andreu que no atinaba a dar con el saliente para coger impulso y superarlo. Es importante y muchas veces necesario disponer de la ayuda de una mano amiga que te agarre…..y no el cuello precisamente. Andreu, jajaja, te ayudaremos siempre que lo necesites, crack!!!. Sudada del quince, cartelito claro y conciso “Al Mar”, camino de la Torre Nova, decisión acertada de visitarla en otra ocasión, túneles y coches…..circular muy recomendable. Paradita de rigor en Esporles, un par de Alhambras, preparando algo light para el sábado que viene y………….Pirineos!!!!

CIMG0089

Platja de ses Ortigues i punta des Forats

Una sábado mas de este verano de 2013, esta vez la jornada transcurrió por la zona de Andraitx con la visita a sa cala de ses Ortigues i punta des Forats, zona poco transitada por excursionistas y mas frecuentada por embarcaciones de placer, la primera parte fue bastante fácil de llegar ya que el camino es bastante transitable, el agua de cala de ses ortigues estaba limpia y transparente pero decidimos que avanzaríamos un poco mas antes de pararnos a merendar y darnos el primer baño del día, a partir de ese punto es ir sorteando un caos de rocas con constantes subidas y bajadas buscando las mejores opciones, en el transcurso del camino fuimos encontrando diferentes calitas de las cuales desconozco el nombre pero que daban ganas de meterse a darnos un baño, la sorpresa desagradable fue que estaban atestadas de medusas lo cual nos impidió disfrutar de ellas, Jaime se dedico en la que nos paramos a comer algo a darles con un palo para despejar una pequeña zona donde remojarnos y aliviar en parte el calor que estábamos soportando, continuando y como queríamos visitar la punta des forats tuvimos que remontar un tramo que nos cortaba el acceso por la costa para luego volver a descender, ya estábamos a pocos metros des forats y en esa zona parecía que no había medusas a la vista, como ya era hora de comer decidimos acampar allí e bañarnos cosa que agradecimos todos, para luego afrontar la mayor dificultad del día, llegar a la punta des forats tenia dos opciones, hacer una travesía por la roca cosa que intentamos hacer hasta que vimos que la bajada era muy complicada y con mucho riesgo, así que desistimos para volver atrás e intentar un acenso también complicado por su inclinación y su inestable piso, casi cuando ya había llegado arriba me dio por mirar atrás y pensé que si tenia que bajar por ahí seria muy complicado, pero bueno ya veíamos nuestro objetivo al alcance y des-trepando con cautela conseguimos por fin llegar, disfrutado de las vista y después de las fotografías de rigor íbamos a afrontar lo mas duro de la jornada el retorno a los coches, guiándonos por el mapa que trajo Fernando fuimos a buscar la ruta de ascenso que nos llevaría hasta la carretera a un kilómetro de los coches, la subida que en circunstancias normales no tiene mayor dificultad pero debido al calor fue muy dura y quien mas quien menos acabamos todos empapados en sudor, el fin de fiesta como va siendo habitual es reponer líquidos con una cerveza bien fría.

forats

Jornada lúdico cultural gastronómica por las tierras de Alcudia

No se que pasa últimamente que vamos cambiando la idea original continuamente. En este caso, empezó incluso desde un primer momento, durante la semana, cuando por exigencias del guión cambiamos lo que habíamos acordado los de la pateada anterior para atender, encantados, la sugerencia de Manel. El ínclito compañero lleva dos sugerencias este año y las dos han acabado a eso del mediodía sentados a manteles, para degustar cabrito un día, paella otro. Ganas tengo de su tercera sugerencia…….

Entre otras razones, el había sugerido un paseo light por Ses Fontanelles y bañito en el Coll Baix debido al increíble calor y bochorno que se esperaba para este sábado. A esta sugerencia le añadió Miguel la bajadita a sa Cova Tancada des Cap de Menorca. Lo del paseo, como vais pudiendo apreciar, era una vil excusa para  bañarnos en algún lado e ir a comer.  Dejamos pues para otra ocasión la posibilidad de zambullirnos en una cala de Estellencs y para Alcudia que nos fuimos a las 8 de la mañana. Por el camino, mensajes de Whatsapp, ilustres abandonos. Antes, en el aparcamiento, gloriosas reapariciones tras juegos de muñeca y problemas de garganta.

Primer paso por la Bodega del Sol, a la que luego volveríamos, recogida de una nueva pasajera sobre la marcha y Cami de Muntanya hasta que dice basta, no el camino sino las ruedas del coche angustiadas ante los agujeros profundos de la pista. ” El coche culea ” iban diciendo los de atrás mientras se daban golpecitos cariñosos y roces disimulados cuando tomaba curvas que no existían.

Cuatro pasos mal dados, una pista que va subiendo ligeramente, un senderillo que desaparece  entre algo de carritx y nos damos de bruces con un camino de cabras, esculpido a tramos en la roca y una bajada vertiginosa dirección al mar. El acceso a la Cova no tiene más misterio que intentar, por todos los medios, evitar dar un traspiés que te envié unos cuantos metros más abajo, de roca en roca y caída porque me toca. Hay tramos de piedrecilla resbaladiza muy suelta y alguna que otra roca lisa pisada en exceso.

La cueva vale muy mucho la pena visitarla y yo que no había estado previamente por allí,  me encanto especialmente. Recorrido lineal con un montón de formaciones que admirar y recovecos que visitar. Hay que poner especial atención donde y como pisas esas rocas húmedas y lisas. Como alguna que otra vez, y según en que lugares, mención especial, colleja, libro de urbanidad y un mecagüentodoloquesemueve a ese ser despreciable e inmundo que va ensuciando allá por donde pisa. No se te quemaran las manos cada vez que tiras algo al suelo, no???????.

Merienda en la boca de entrada de la cueva, una vez visitada, admirando un par de saltos debidamente captados para la posteridad. Dos bocinazos a modo de saludo de los barcos catamaranes que llenos de turistas dan la vuelta desde el Port d’Alcudia y un pensamiento para empezar a subir de vuelta con semejante bochorno. Sinceramente no se de quien fue la idea, sugerencia, comentario o planteamiento celestial….pero sonó tal que así ” y si nos olvidamos de bajar al Coll Baix que luego hay que subir y nos vamos directo a bañarnos a la zona de s’Illot haciendo tiempo para comer?”………la gente iba moviendo la cabeza de arriba a abajo afirmando pero no acertábamos a pronunciar palabra alguna. Con muchísima diferencia, la mayor sudada de lo que llevamos de verano…..que calor, que bochorno, que todo!!!

Coche y para la Caleta des Capellans, baño, foto de grupo, cuatro gotas de lluvia y Estrella en la terraza del restaurante esperando a un par más que se apuntaron a la paella. Aperitivo, comida, sobremesa……….la excursión no dio para más……..y el día todavía no había acabado.

CIMG0044

 

Sa cova tancada des cap de Menorca

Siguiendo con las excursiones de verano este sábado decidimos visitar sa cova tancada des cap de Menorca que esta en el litoral de Alcudia, muy cerca del coll Baix cerca del agua, en un acantilado de difícil acceso un senderillo bien marcado te va conduciendo en continuo descenso, aunque no es peligroso la bajada hasta la entrada de la cueva, hay que estar muy atentos por el tipo de terrenos que pisas, después de la visita al interior de la gruta que no reviste mayor dificultad que la de evitar resbalones por la humedad que hay en su interior, tres de los integrantes del grupo se zambulleron y dos de ellos aun mas atrevidos saltando desde una altura considerable, después de tomar un tentempié iniciamos el camino de regreso y esta vez de subida con bastante calor y sudando a mares decidimos que al llegar a los coches podíamos ir hasta sa caleta des capellans para darnos un chapuzon los que aun no habíamos disfrutado del baño y hacer tiempo para acudir a la cita con la paella que teniamos encargada en la bodega del Sol donde se nos unieron dos comensales mas que no habían acudido a la caminata, bueno solo decir que otro sábado mas de disfrute de nuestra illeta y de sus gentes, gracias colegas por compartir estas experiencias conmigo.

Bajando a sa cova tancada des cap de Menorca

Bajando a sa cova tancada des cap de Menorca

El Track de la ruta

Playas de ida y vuelta…….

El año pasado dejamos pendiente, a medias, un paseo playero por los términos municipales de Santa Margalida y Arta. Empezamos tarde y como teníamos mesa reservada en Ses Casetes des Capellans, en La Ponderosa, una vez alcanzado un antigua batería, mucho antes de llegar a Son Serra de Marina, nos dimos la vuelta.

 

Preparando la pateada de este sábado, ante la posibilidad de pasar un calor extremo, se fueron descartando alternativas y nos decantamos por repetir y en este caso alargar lo que quedo a medias el año pasado, principalmente por el continuo acceso al mar en la mayor parte del recorrido.

 

Cinco personas nos presentamos a la convocatoria semanal y a eso de las 8 y media de la mañana estábamos accediendo a la playa de Son Bauló. Bastó una mirada al cartel anunciador de la ruta por el GR222 y un par de miradas cómplices para sugerir alargar la caminata una vez llegados a Son Serra de Marina y seguir hasta la Colònia de Sant Pere…….

 

Por primera vez en nuestros paseos mediterráneos, hicimos parada y cerveza a mitad del recorrido y al finalizar la excursión. Abiertos a todas las propuestas gastronómica – culturales, brindamos con Estrella Galicia y Alhambra respectivamente. Me gusto especialmente el alto en el camino en la Colònia de Sant Pere ya que descansamos durante unos minutos, refrescándonos el gaznate, en la terraza enfrente de la Playa de la Colònia, donde el año anterior y por sorpresa, una vez pateado el Parc de Llevant, Miguel nos sorprendía con la revelación y posterior invitación de su cumpleaños.

 

En la crónica de hoy voy a utilizar el copia pega, tan característico de la época que estamos viviendo y que me ayudará perfectamente a describir el itinerario realizado. Para los amantes de playas y rutas de verano, aconsejo echar un ojo a las páginas www.disfrutalaplaya.com y www.platgesdebalears.com y desde aquí agradecerles los datos y conocimientos adquiridos. He creído cuanto menos interesante, dar cuatro pinceladas sobre las playas visitadas y los kilómetros realizados.

 

 

De Son Bauló a Son Real 2618 m

De Son Real a Son Serra de Marina 3170 metros

De Son Serra de Marina a Arenal de sa Canova 2272 m

De Arenal de sa Canova a Cala Toró 1775 m

De Cala Toró a Platja Colònia de Sant Pere 1516 metros

 

Total 11.351 m……..ida y vuelta 22.702 metros

 

“ Na Patana o Punta de na Patana está situada entre Punta des Fenicis, ses Pedreres y Arenal de ses Assussenes. Desde ahí se puede visitar la necrópolis de Punta des Fenicis (datada a partir del siglo VIII a.C.), única en su género, formada por un centenar de tumbas aristocráticas, algunas con forma de talaiots y navetes en miniatura. También se puede optar por visitar los restos de la batería de Son Bauló (siglo XVIII), localizada en la punta occidental que cierra Arenal de ses Assussenes.

 

Cala Serralot o es Serralot, situada entre es Fondo de Son Real y Punta Llarga de Son Real. Es Serralot se halla a medio camino de dos arenales vírgenes, los vecinos Platja des Dolç y s’Arenal d’en Casat, así como del promontorio Punta des Patró que realiza la función de espigón natural de esta última playa.

 

S’Arenal d’es Casat, también conocida como S’Arenal d’en Casat, Ses Assussenes entre Punta Llarga de Son Real y Punta des Patró

 

Arenal de sa Canova es una playa de arena blanca y fina situada entre las urbanizaciones de Son Serra de Marina y S’Estanyol. Cala Porcella es una cala de arena y piedras situada en s’Estanyol. Cala Toró es una cala de arena y piedras situada en la urbanización de s’Estanyol “

 

 

En resumen, día espectacular, mezclando paseo, fotos y bañito, con la posibilidad de admirar la flora y fauna de la zona……y de otros países,     ( viva la vida y las ganas de mostrar al mundo encantos y desencantos……hay imágenes que quedarán impregnadas en mis retinas para la posteridad y desconozco hasta que punto afectarán en mi futuro  desarrollo personal….., se de algún caso concreto, tan afectado y traumatizado, que no se dejan ver públicamente mientras las temperaturas sean altas y el Lorenzo pegue con fuerza………..)

 

Fins sa propera!!!

Salut i muntanya

Agur

 

 

CIMG0034

Can Picafort – Son serra de Marina – Colonia de sant Pera

Sábado de costa con una trayecto que fuimos alargando según fuimos avanzando la mañana, en principio teníamos que caminar desde can Picafort hasta son Serra de Marina, pero como veíamos que se nos hacia algo corta decidimos andar unos kilómetros mas, en fin que arrancamos a caminar a las 08:30 horas y llegamos al coche de vuelta a las 17:00h hay que tener en cuenta que hicimos el trayecto de ida y vuelta en kilómetros no sabría que decir pero creo que sobrepasamos los 20 kilómetros, estoy escribiendo esto y parezco un langostino cocido, vamos como un guri y mira que me lo dice mi mujer, ponte crema y yo me pongo. eso si cuando me acuerdo que es casi nunca y luego pasa lo que pasa, hoy fuimos 5 los caminantes con un reencuentro ya que después de algunos meses volvió Jaime de Llucmajor, sol no nos falto en toda la jornada y gracias a la suave brisa que nos soplo la mayor parte del día fue bastante soportable el calor, la cerveza en sa colonia de san pedro fue de las que saboreas desde la primera gota hasta la última, fresquita, fresquita, bueno voy a ver que fotos elijo que hoy si que hay donde escoger.colonia de sant pera