Excursiones

PENYAL XAPAT – SERRA SON TORRELLA Alejandro

Impactos: 115

 

Comenzamos el jueves con la propuesta de Alicia (guía de montaña tal como aparece en el contacto grupo de whatsapp), la cosa promete. La propuesta es Penyal Xapat todo bien, cuando se acuerda el sitio de partida y la hora es otra historia, los dormilones proponen a las 9h y los más madrugadores proponen 8:30, al final hay quórum y se acepta quedar 9h en Can Penasso.

Sábado 9 horas en Can Penasso nos reunimos y repartimos personal entre los coches y nos dirigimos hacia la salida del túnel de Monnaber lugar de partida, en el lugar ya nos encontramos con el vehículo de Arnau lo cual nos puede llevar a pensar que podemos cruzarnos con el por la ruta.

Yo desconocedor de Alicia, pero con buenas perspectivas por el título de guía que le precede no tardo en darme cuenta que será una guía con galones, arranca con las manos en los bolsillos y con un porteador para la mochila (Juan), esto sí que es nivel.

Saltamos el botador para acceder a la zona Son Torrella y sin haber recorrido ni 30 metros nadie sabía la ubicación de Paquita, al cabo de un rato aparece y nos ponemos en ruta, Alicia lidera e indica subida en diagonal para llegar a la cresta de la serra, todo correcto subiendo sin prisa pero sin pausa, justo antes de llegar al collado decidimos esperar para reagrupar al personal, el lugar elegido era idílico, donde el viento soplada con más fuerza. Seguimos para alcanzar la cresta y con encontramos con un balcón resguardado del viento y acompañados por el Sol aprovechamos para merendar. El liderazgo de Alicia se termina aquí, Tal como definen algunos el Alfa Eusebio nos dirige por la cresta para alcanzar el paso hacia el Penyal Xapat, no sin consultar con Melga, una vez que ya visualizamos el objetivo nos acercamos buscando el acceso, Eusebio indica que el paso es por la derecha, como no, todo el mundo hacia la izquierda. En este descenso Paquita visualiza al que podría se Arnau, efectivamente era Arnau el cual había decidido realizar un recorrido diferente pero nos estuvo esperando. Llegamos a la falda del Penyal Xapat.

Mochilas fuera todos menos la tía Ascensión encaramados por el pedrusco para llegar a tocar el cielo, fotos y risas en la cima del pedrolo, pero no contentos con subir al lado izquierdo Isi ya se dispone hacia el lado derecho para subir al otro medio pedrolo bastante menos accesible, le seguimos Mariano, Juan Eusebio y yo mismo.

Una vez accedido al objetivo nos decidimos para retomar otra vez la Serra Son Torrela, aquí es donde se desata el ADN anárquico del conjunto, unos tiramos directos hacia un paso directo a la serra otros retoman el camino de acceso para llegar a la serra y otros deciden bajar al camino de Son Torrella para ojear si hay algún hongo comestible. La mayoría nos reagrupamos en la cresta y la seguimos hasta llegados a un punto en el cual hay que destrepar un tramo, momento en el que como carroñeros que huelen la sangre la mayoría se lanza ladera abajo hacia el camino, eso sí como estampida cada uno por un lado, siguen en la cresta Isi y Mariano, el resto nos reagrupamos en el camino junto con Paquita y la tía Ascensión, tal como indica Eusebio nos dirigimos hacia el Portell de sa costa para encontrarnos con los compañeros que van cresteando toda la serra, el grupo que vamos por el camino se rebela en mayoría para no seguir y comer en el lugar, Eusebio resignado acepta, comemos mientras los compañeros se aproximan y el toque de glamour lo pone la tía Ascensión que después de comer se repasa con un pintalabios.

Reagrupados todos menos Arnau cogemos camino hacia los coches donde si nos espera Arnau, decidimos pararnos en Soller para saciar la sed y realizar la despedida cordial de este fabuloso grupo.

Asistentes: Eusebio, M· Antonia, Paquita, Catalina, Mariano, Alicia, Juan, Melga, Isi, Tía Ascensión, Arnau, y un servidor Alejandro.

 

 

Que fue primero, la gallina o el huevo?????

 

La vena Sabiniana de nuestro amigo Lord Solano

Y nos dieron los 9, las 10 y las 11….
Quedamos tarde, muy tarde para algunos, tanto que decidieron comenzar la
excursión por su cuenta y hacer un encuentro a media mañana. Pero a la
proponedora, o proponetriz, al azar nuestra estimada Alicia, le gusta mas una
sábana que un helado, de ahi la hora tempestiva del encuentro.
Eran las 9 y la gente apareció en el lugar designado para encontrarnos,
repartición proporcional a la masa en los distintos vehículos y partida hacia el
embalse de Son Torrella. Allí, a nuestra llegada ya observamos el vehículo de
uno de los participantes aparcado, estaba frio, como un tempano, señal
inequivoca de que hacia largo rato ya que había apagado su motor turbo (o no
lo es ?, bueno, el motor).
Se inició la marcha t’ol tieso, es decir hacia arriba sin contemplaciones, eso fue
hasta alcanzar la cresta de la sierra, a partir de ese momento el ritmo se
ralentizó, pues no puede ser de otra forma, los pasos un tanto aéreos y en
algunos puntos humedad, hacen que haya que extremar las precauciones.
De allí hasta el Penyal Xapat, debería ser un plis plas, pero entre el plis y el
plas, se decide desayunar, ya son las 10. Unos cortan queso, otros sacan
galletas integrales, los otros un butifa, algunas, que son presumidas se pintan
los morretes, que una es mu señora, hasta en la montaña.
Despues de todo esto proseguimos el camino y por fin divisamos la collada que
nos debe llevar al Penyal Xapat, se debe hacer un inciso comentando la total y
absoluta frivolidad de algunos participantes que sin haber estado nunca en el
lugar guiaban al grupo…y acertaron. Realizamos la bajada y allá, a lo lejos,
divisamos la fina estampa del aguerrido montañero que alcanza las mas altas
cotas en solitario, como el lobo iberico, pero un pelin mas gordete y con menos
cola. Y nos dieron las 11.
El grupo se divide, unos suben a los dos penyals, otros, solo a uno y algunos
de los integrantes a ninguno, que para eso está la democracia, para que cada
uno haga lo que quiera, o pueda.
Se inicia la vuelta subiendo, hasta un punto en que el grupo se separa y/o
dispersa, a la derecha, mas a la derecha, en diagonal, a la remanguillé…
vamos lo de siempre. Desde la cresta, pues hay que bajar, aquí el desparrame
en horizontal se torna vertiginoso, impregnados del espiritu indomable del
costitxerismo, cada uno manda en su propio camino y abre vias, las hay con
carrizo, con rosseguera, con piedra firme, con esbaldregat, con … un sin vivir.
Abajo, ya en el camino, esperamos la llegada de los dos únicos integrantes que
han efectuado totalmente el recorrido, pequeños, como dos escurridizos
hobbits han efectuado la travesía sin ser practicamente vistos.
El almuerzo, como no, es el momento de las risas, las bromas, anécdotas y
planes, de los que muchos de ellos desparecerán en el humo del tiempo.
La vuelta, a ritmo de pachanga donostiarra, se hace por el camino y nos deja
en los coches, próxima parada, el bar, las cervecitas, los rebentats…y tiro
porque me toca. Decir que Don Miguel, invitó al grupo por su reciente
jubilación. Melga’s for many years ¡¡¡
Como siempre, Salut i Muntanya ¡¡¡

Las fotos del día

No es el monte Olimpo , pero sin que son los dioses del la montaña

Powered by Wikiloc

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.