Excursiones

Puig de Can Groc y Torrent Fondo

Impactos: 44

Sábado extraño, transición entre lo disfrutado previamente y lo que esta por llegar en las próximas semanas. Intervalo entretenido entre un par de excursiones intensas y las propuestas de los retos de Andreu pendientes. Raro de principio a fin, ni tan siquiera hemos acordado quien escribiría cuatro líneas cuando nos hemos despedido. Dando ya por imposible que las féminas presentes, escriban algo entre manicura y limpieza de cutis, salgo de nuevo al rescate del grupo diverso y disperso pero bien avenido, para dar forma a un nuevo día entre….conocidos. En esta ocasión, circunstancias varias marcaron la propuesta y la decisión final. Lo que tenía que haber sido un día lúdico – gastronómico – deportivo- cultural, acabo en lúdico para alguno, gastronómico para los anfitriones cumpleañeros, deportivo para nuestro finisher particular y cultural para el que documentó la excursión y….se leyó la historia cronológica del Castell del Rei. Con la idea de celebrar conjuntamente el cumpleaños de Juanpe y su guardia por Pollença, aplaudir rabiosamente la llegada de Manel, finalizando la maratón Trail, Ultra o el nombre que le hayan dado, desde Sóller, asistir a la Fira del Vi del mismo sitio y alguna cosa mas, se nos ocurrió cerrar por la zona una ruta que nos quedó pendiente en su día. A medida que iba transcurriendo la semana, la idea original se iba complicando y varios inconvenientes personales, ajenos a la organización, fueron dando al traste con los planes iniciales. Miguel se rompió varias fibras del gemelo….listo, en nuestra partida de pádel de los lunes y le imposibilito la asistencia. Varias ausencias mas o menos ilustres se fueron añadiendo a la de nuestro Mestre particular. Algunos otros, aunque aparecimos religiosamente como la mayoría de las veces por no decir siempre, teníamos quehaceres varios y desistimos, amargamente, de quedarnos a la parte festiva del día. Esquirols propone y las circunstancias de cada uno disponen, así que otra vez será….mas y mejor.

A las nueve de la mañana empezábamos a andar desde la parte mas alta de la urbanización de sa Font en Pollença. Cuatro gatos y el de la guitarra dispuestos a disfrutar de una matinal soleada. Los peores augurios mostraron su peor cara a escasos minutos del ascenso y el calor empezó a ser insufrible. Solo uno de nosotros había previsto semejante temperatura e incorporó a su mochila su neverita multiusos. “Habrá que empezar a congelar el camelbak” pensó mas de uno. Durante un buen instante, a Paulino y a mi, únicos asistentes de la primera vez, nos vino el recuerdo del anterior intento por condiciones semejantes. Ese día, junio del año anterior, el calor reinante y una pájara monumental, desde inicio, de uno de los componentes del grupo, hizo que desistiéramos una vez merendados. Fue posteriormente, una vez evacuado el perjudicado por sus propios medios gracias al coche de Juanpe, cuando nos dimos el primer baño del año, en la playa de Son Real y unas Budweiser de medio litro heladas en C’an Picafort. Una niebla espesa a media altura nos proporcionó unas vistas inmejorables de Pollença, el Pla y de las dos bahías. A eso de las diez de la mañana paramos a merendar. Fue nuestro particular homenaje a Manel, nuestro campeón esquirol, que a esa hora empezaba su aventura del maratón desde Sóller. Fotos en el Puig de Can Groc y nuestro segundo homenaje del día. No se puede ser más detallista. Llorenç saco a pasear a su GoPro y le cantamos el cumpleaños feliz a nuestro madrileño, de la sierra, favorito. Dándole un uso excepcional a la tecnología actual, Juanpe disfrutaba de la cancioncilla escasos minutos después de la grabación. Tras disfrutar de la primera parte de la excursión de unas vistas increíbles, nos adentramos en el Torrent Fondo y por momentos, encajonados entre paredes, fuimos descendiendo. Los distintos destrepes lo hicieron lo suficientemente divertido como para obviar el calor que hacía. Llegados a una pequeña bifurcación del torrente, donde este, alimentado por el que bajaba a su derecha, giraba a izquierdas, decidimos ir a buscar un deteriorado sendero empedrado y salir del lecho. El tiempo se nos tiraba encima y aunque existía la posibilidad de haber seguido un último tramo por dentro del torrente, para bordear las paredes que lo cerraban, decidimos abandonarlo. La parte mas divertida ya estaba hecha y seguir encajonados, hubiera alimentado peligrosamente la sensación de calor intenso que no dejaba de acompañarnos. Tras un último esfuerzo ascendiendo rápidamente por un sendero zigzagueante, llegamos a un amplio collado antesala de la bajada a los coches. Todavía le voy dando vueltas a la inverosímil existencia de ese camino de herradura, con sus paredes de sostenimiento, en semejante paraje. A regañadientes y con un par de quejas de desaprobación, ralentizaba durante unos minutos la hora de comer, hasta acceder al lado opuesto del collado desde donde imaginaba que las vistas despejadas alegrarían el alto en el camino. Muertos de hambre y flaqueando las fuerzas, nos fuimos aposentando en las rocas, con una perfecta visión ya de los coches y el tramo de descenso, mientras Sandra y Llorenç se despedían y continuaban el camino, apremiados por la hora que se había hecho. Tomando la cerveza, de fin de fiesta, en el bar de siempre en Pollença, seguimos entusiasmados la información que íbamos recibiendo de Manel y sus controles de paso. Nos dio tiempo a enviarle un mensaje a Melga por si todavía estaba por los alrededores fotografiando aves. El diálogo que se habían marcado él y Bernar por teléfono, describiendo la vida y milagros de los bichos palmípedos no tenía desperdicio. Miedo me da Bernar y sus aplicaciones seis días pateando La Porta del Cel. A la parejita feliz, de celebración cumpleañera en el Port, ya no los vimos y el protagonista cuarentón se ahorró invitarnos a una ronda mas. Aina y María se quedaron a recibir a Manel. No podía ser menos, algún@ de nosotr@s debía estar ahí aplaudiendo al maratón man en su proeza. Aprovecho estas líneas para felicitar nuevamente a nuestro finisher particular y a nuestra querida Marian por estar ahí, al pie del cañón y aguantarlo en sus entrenamientos nocturnos….sin móvil. Hasta aquí ha llegado la descripción de un día que prometía mucho y acabo en menos….o no?

_MG_1437
Las tres Marías rivalizando con el Puig del mismo nombre

Ya que no os pude acompañar y fui a fotografías pajarracos aquí os dejo la cosecha del día

Un sábado sin mis colegas, espero poder esta pronto de nuevo en primera linea
Un sábado sin mis colegas, espero poder esta pronto de nuevo en primera linea

2 Comentarios

  • paulino

    Como todas las excursiones que hemos hecho recientemente, ésta ha sido un vez más, una gran sorpresa. Por la orografía , por el paisaje, por las condiciones atmosféricas que nos permitieron disfrutar de unas vistas espectaculares de Pollensa y Alcudia cubiertas de niebla, por el magnífico Vall de Ternelles, por el imponente Castell del Rei y por la bajada por el Torrent Fondo.
    Se empezó a notar el calor, pero una vez trepamos hasta la primera cota una brisa nos acompañó todo el día haciendo más llevadera la caminata.
    Lo dicho una nueva jornada con Esquirols digna de recordar.
    Manolo…..muchas felicidades a lo mejor Juampe y yo te acompañamos el año que viene si sigo vivo…ya hablaremos

  • melga

    Aunque no pude asistir quiero dejar constancia de la gran labor que hacéis por divulgar la filosofía de este grupo con vuestras palabras y las imágenes, espero no tardar mucho en incorporarme a estas salidas que me dan vida. Incorpore la galería de los pájaros a petición de Fernando. Espero que alguna de mis fotos os gustaran, gracias y hasta pronto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.