Excursiones

Puig de n’Escuder y Puig de n’Ali por la Serra de S’Esquerdar

Impactos: 150

Aletargado estaba en mis pensamientos, abducido por ese sentimiento solidario que se ha apoderado de casi todos este fin de semana, repitiendo mentalmente ese concepto tan entendido desde nuestra mas lejana infancia, cerca – lejos, lejos – cerca, los buenos, los malos, el monstruo de las galletas, nuestros muertos, los de ellos…., paranoias mentales, hipocresías varias, cuando he recordado que esta mañana vencía la cuarentena sanitaria que habíamos pactado, con un apretón de manos, para respetar escrupulosamente la vigencia temporal de la crónica del viernes de Miguel. Desde aquí aprovecho para invitaros a leerla sino lo habéis hecho todavía y a disfrutar con el video de Paulino que, si su ajetreada vida social montañera lo permite, veréis publicado muy pronto en esa crónica.

Es desconcertante percibir, en días como hoy, en un nuevo lugar de escritura, ruidoso y concurrido, como a la hora de sentarse delante del teclado, una infinidad de ideas pululan por tu cabeza, sin nada que ver con la ruta del sábado y hacen hincapié por sobresalir. Mientras apuro un café intento ordenar la secuencia lógica de esta nueva entrega, intentando unir de forma consecuente lo que debo y de lo que quiero escribir. Sin querer pecar de tremebundo, salgo de la burbuja protectora, veo imágenes, leo información, devoro opiniones, noticias al minuto, decisiones en caliente, pobre gente meras marionetas y me reafirmo en lo vivido a través de esta web, de los perfiles de mis amigos, en los comentarios de mis conocidos, en las aseveraciones de los que quiero que lo sean….durante este largo fin de semana. Ante el horror de lo incomprensible, ante el terror de lo inteligible, ante el miedo a lo indescifrable……mucha montaña, muchas fotos, muchas risas, muchas bromas, mas comentarios, buenísimas compañías, mejores cenas, muchos cuenta cuentos, recita batallitas y narradores de historias, mucha música, la mía, la tuya, la vuestra y mas conciertos, huevos rotos con gambas y gin tonics sin aderezos. Si a todo lo anterior le sumamos iniciativa y resolución por parte de miembros destacados de este reducido grupo, diverso, disperso pero bien avenido, seguro que seguiremos teniendo algo de todo lo anterior……para que no nos afecte demasiado la mierda que impregna todo lo que hay ahí fuera……

Del viernes ya esta casi todo dicho y comentado. Si todavía hay dudas o preguntas por hacer, razón Paulino “sigobuscandomisitio,digo,migrupoenelmundo”. Menudo crack!!!, liándose la manta a la cabeza, convenciendo a uno, hablando con otro, esperando a aquel y uniendo en una aventura única a gente de grupos distintos, la élite del montañismo mallorquín. Prepararos!!! nos esperan muchas noches alrededor de un mantel con batallitas varias.

Si os parece a los seis que habéis llegado hasta aquí, ahora escribimos un poco sobre el sábado, no?, mas que nada porque lleva el nombre en el título y en el pecado va la penitencia. Lo primero por subir a n’Escuder sin coincidir con sa Fira de s’Oliva de Caimari y lo de la enmienda por la paliza, el calor y el humor personal e intransferible de Bernar. Una nueva semana con propuesta única y con un copyright intrínseco y exclusivo del ibella del grupo. Seguimos a pie juntillas la idea rompe piernas del amigo Isidro en su único track colgado en Wikiloc. Recuerdo haber pensado en alguna de las dos ocasiones que había subido a n’Escuder, que sería jodidamente entretenido seguir hasta el Puig de n’Ali y…..lo había descartado por probablemente irrealizable en condiciones normales y en pleno uso de las facultades mentales. Para el autor de la broma sabatina, mas resolutivo y menos ceremonioso, es algo así como el Origen de las especies de Darwin y su selección natural o la preservación de las razas. Defiende su particular teoría de la sobre explotación de recursos, del exceso de aglomeración de individuos en todos los ámbitos, pero principalmente en sa Roqueta, extrapolable a los grupos de cualquier índole, reales y virtuales y su cruzada mágica en aplicar sibilinamente una reducción drástica de esa multitud de dos patas y calcetines blancos en ristre o de aquellos con bocadillos en papel Albal y Acuarius del tiempo. Con esa media sonrisa suya y jodido de frío me lo encontré a las ocho menos poco siendo el segundo en el lugar de quedada. “Cabrito” le salude sin levantar la voz. Algo imperceptible salió guturalmente de su garganta mientras lo remataba con un “….es brooooooma”. Antes de intentar comprenderlo, fue llegando el resto de la cuadrilla. Toni de sa Muntanya, Mar del Egeo, Paulino con su dos de tres, Jaume I de Mancor, Andreu, Toni Pol sin su Cati Pol y Bernar, dispuesto a saldar cuentas con Jaume I de Llucmajor respecto a la crónica del sábado anterior. Se quedo con las ganas….ni el llucmajorer se había presentado ni los demás supimos explicarle a que venía lo de la misteriosa mención al vino y a la comida. Como últimamente se ha puesto de moda eso de abandonar la nave cuando uno quiere o crearse la excursión a medida, sobre la marcha o desde un inicio, dos asistentes ya avisaron que buscarían una escapatoria, uno por motivos laborales, otro por motivos culinarios de buen yantar y mejor beber. Jimmy que dijo eso de “Batuadell sagrat!!!, Puig de n’Ali, no he subido nunca”, una vez subido y bajado n’Escuder, pensó que mejor en otra ocasión, que n’Ali seguiría estando ahí, a la derecha de Mancor.

La ascensión al Puig de n’Escuder fue ligeramente diferente a las dos ocasiones anteriores. Esta vez se trataba de intentar no seguir ninguna fita ni referencia conocida previa. A Charles Isidro Darwin le siguieron a rueda los organismos mas desarrollados del grupillo en cuestión. Los ejemplos evolutivos mas humanos, los seleccionados a dedo, sin examen previo, subimos a nuestro ritmo farfullando palabros irrepetibles. “Y Miguel en su sofá tan a gustito, reponiéndose del embaldosado de la barbacoa, digo del techo de sa Fosca” dijo uno. “Pues, Isi y Pauli podrían haber ido a arroparlo y quedarse en casa” dijo el otro. “No digas eso, que tiene la piel muy fina” nos afeo el tercero. Y así, sufriendo alegrías, usábamos manos y pies para ir ascendiendo. Hubo una que yo se me y dio la casualidad que era la única, que no se atrevió a aligerar líquidos por la verticalidad del terreno. “¿Y de donde me agarro yo?” pensó, mientras bailaba ligeramente para mantener todo en su sitio. En esa tesitura estaba ella, cuando siguió la trazada de los evolucionados naturalmente y le perdimos el rastro hasta la cumbre y el desenlace de su problema coyuntural. Esta es la diferencia sustancial con ese miembro del grupo, que todos estáis pensando, del que admiramos su arrojo y su savoir-faire infinito. Si a él le da, no hay nada ni nadie, llámese Cueva Helada Patrimonio de la Humanidad o un compañero con la tibia rota en sa Fosca, que le impida atusarse el cabello y adecuar su cuerpo a la nueva situación. Cima, merienda y n’Ali donde Miguel perdió los palos, en el quinto coño. ¡¡¡Pero si casi no alcanzábamos a verlo!!!. Descenso de n’Escuder hasta alcanzar el Coll entre este y el principio de la Serra de s’Esquerdar y ascenso a la ancha cresta de la Serra. Como no habían tenido bastante con el día anterior, Paulino e Isidro ascendieron al primer promontorio, sin nombre, de la Serra, mientras los demás los esperábamos en el Coll de sa Jonqueta. “¿Subir?, ¿Para luego bajar?,….mañaaaaaana”. Un poco después, los tres con obligaciones varias se despedían y tras la foto de rigor, se tiraban Coll abajo buscando la carretera de Caimari. Los sin hogar mañanero continuábamos nuestro camino dirección a las estribaciones del Puig de n’Ali, transitando por un terreno demasiado sucio, ahora sube, ahora baja, “ahora, ¿por donde?”, hasta que desde la última altura de la Serra observamos, delante de nuestros ojos, la imponente subida al Puig. “Buffff, no queda nada” me dije a mi mismo. A la tortuosa travesía hubo que añadir, por enésimo sábado consecutivo, el excesivo calor, para estas fechas y para….aquellas. En el inicio de la última subida, tras haber descendido de la previa, pare el grupo para comer algo. Había que darle algo de gasolina al cuerpo y descanso a la rodilla. Que sensación mas conmovedora esa vivida al grito de “¡¡¡aaaaalto!!!”, cuando la gente lo acata sin remilgos. Dice la canción que tiempos pasados siempre fueron mejores, que no volverán y no se que mas de presidentes vitalicios……..Volviendo al Origen de las especies y la selección natural, la subida a los 1038 metros del Puig de n’Ali puso a cada bicho en su sitio y el que esto suscribe, empapado de la teoría pero reacio a la práctica, se quedo en el primer capítulo. ¡¡¡Joder con la subida vertical y la Teoría de la evolución!!!. Cuando llegue al último colladito antes de la cima, Bernar me dijo sorprendido “Ya la hemos liado”, “¿y eso?” pregunte entre bocanada de aire y sorbo de agua. “¿Ves aquella lianta de la cima?, pues no se le ha ocurrido decirle a estos que la subida es por la izquierda”. Me vino a la mente de nuevo, para mi desgracia, una de las frases favoritas de mi mujer, esa que tiene que ver con los hombres y hacer mas de una cosa al mismo tiempo. Respiraba, bebía y mientras reía….casi me ahogo. Ni que decir tiene que subieron por la derecha, por una canal vertical y “disfrutona”, mientras la culpable directa de la acción – reacción no se quedo a esperarlos y con su compañero de running salió al encuentro de los normales por el acceso habitual a la cima. Saludos, “buena suerte”, “que vaya todo bien” y cuando coronábamos la cima, nuestros tres compañeros posaban ya en ella para la posteridad. Comida en la roca perfilada diagonalmente, techo de la cavidad de la cima y refugio de noches de fin de año, tras recoger la piel de naranja repartida por ella. Habría que explicar a mas de uno que aunque el resto orgánico se degrada con facilidad, hay una cosa que se llama impacto visual y a todos nos gustaría encontrarnos el lugar como lo encontrasteis vosotros previamente. De los papelitos no voy a decir nada porque de los improperios no podría publicar posteriormente. Risas, muchas risas en la cima, disfrutando de algo que últimamente brillaba por su ausencia, tiempo de relax y siesta en la cumbre. Historias, aventuras, colonia y….el tercer ojo, anécdotas y deseos como cualquier otro. Quería volver a escribir del momento cafetera aún consciente de hacerme pesado, pero ¿quien no ha deseado tomarse un exquisito café, recién hecho, en la cima de turno?. Éxito ha tenido eso de “las ideas de Isidro siempre nos cuestan dinero”, cuando tres incautos mas han caído en las garras del auto consumo y de la solidaridad con los paganini, con la idea de disfrutar también de ese momento hincha ruedas, llena agua, pon la cápsula, aprieta el botón….tan descomunal.

El descenso, en línea recta, buscando el Coll donde acaba la pista de subida por el Comellar de s’Homo, se hizo especialmente largo con algún que otro tramo “pericoloso”, como diría nuestro italo-aleman-alaroner mas ilustre. Descenso por el Cami de sa Coveta Negra hasta el Cami Vell de Caimari a Lluc y mientras un par desaparecían con la excusa de recoger un parell de esclatasangs (se ha puesto de moda eso de desaparecer por parejas, ¿eh Miguel?), los demás llegábamos a la curva donde Isidro había aparcado por la mañana la furgoneta. Con los acordes del Thunderstruck de ACDC a todo volumen, paramos en el bar de Oli Caimari para brindar con un par de Estrellas por otro sábado mas. Menuda gozada. Si ya de por si poco mas se puede pedir, para los que hemos estado sentados, una noche de otoño, cenando en una de esas mesas tan apretujadas, en la terraza de uno de los bares de la zona de la Bastille y hemos asistido a infinidad de salas de conciertos a disfrutar con ese tipo de música,…..igual un poco menos. Por todos ellos, por todos, todos.

Os dejo con mis fotos

_MG_6743
Agarrándose a la vida…siguiendo las fitas

3 Comentarios

  • paulino

    Parece ser que voy a ser el primero en comentar la , como siempre nos tiene acostumbrados, impresionante crónica de nuestro Presidente. De todo lo que ha contado y relatado me quedo con lo que creo que es lo fundamental: reunirnos para disfrutar de nuestras montañas y pasar un buen rato con risas y más risas…..porque la verdad es que en la cima de N’Alí se dijeron bastantes barbaridades…..
    Felicitar a Charles Isidro Darwin por la ruta elegida , simplemente ESPECTACULAR y lamentar la ausencia de nuestro Copresidente alegando cansancio acumulado. Las malas lenguas dicen que había quedado con alguien con el que había intimado en una ” reunión ” a 30 metros de altura de Sa Fosca……en fin.
    Hasta la próxima

  • melga

    Por alusiones y como dice Jose cría cuervos y tendrás muchos. Sigue la moda en este grupo de ca….s de despellejar a cualquiera para disfrute de unos pocos. Jajajajaja Bernard también te despellejan a ti, saca los dientes. A mi el sábado me resulto muy raro, ya que os eche un poquito de menos, eso si poquito. La crónica como siempre estupenda y las fotos las veré ahora. Espero veros pronto y disfrutar de ese humor cabronazzi que os caracteriza

  • isidro

    Entretenida crónica Frenan, que podamos seguir reuniéndonos para reírnos juntos por los montes por muchos años. Me gustaría apuntar que Darwinianos lo somos muchos, la dieferenci qes que yo no paro de aprovechar cuañquier ocasión para hacerlo saber a quien esté a mi lado.
    Nos vemos en el monte, o en el super…

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.