Excursiones,  Pasos,  Peligrosas

PUNTA GALERA POR FERNANDO ALOMAR

Impactos: 32

En primer lugar, aprovecho este espacio (y esta pérdida de tiempo) para anunciar que no voy a escribir la crónica de la excursión del sábado 30 de noviembre por dos motivos:

1-Uno de los líderes del grupo dijo que yo solo había hecho media excursión, por darme la vuelta a mitad de arista de Punta Galera y reunirme después con el grupo en la vertiente occidental.

2-El otro líder del grupo recibió el encargo de escribir la crónica. ¿Por qué no la ha escrito? ¿Por que está pescando pulpos con la rubia costichera? ¿O plantando nabos en su recoleta cuarterada? ¿O contando los rayos que han caído esta noche? Ein?!!!!

Repito. No voy a escribir esta crónica. No es justo. No lo merezco. Soy el último mono. La moto de los pasos aéreos. El sosocalvo que no abre la boca en toda la excursión. El chulito (no el único) que se bañó con el bañador blanco en Cala Castell para impresionar a las guiris (¿qué guiris?).

Repito una vez más. No voy a escribir esta crónica. No pienso contar que hizo un día excelso, levemente emboirat al principio, radiante el resto del día, incluso caluroso en las horas centrales. Manga corta y sudando el último día de noviembre! Donde se ha visto! Y eso que el cambio climático es una patraña! 

Tampoco contaré que hubo una leve divergencia de opiniones en el Pas dels Pescadors. Los dos guías, los dos puristas del grupo, pretendían bajar por el de la izquierda, el que tiene un par de piquetas, el más aéreo de los tres. El que no quiere escribir esta crónica insistió varias veces en tomar el de más a la derecha, el que pasa por un forat. Nadie quiso acompañarle (ni tres jóvenes que pasaban por ahí) y fue convencido por el que no quiere publicar sus fotos de que lo acompañara por el paso de en medio, el que hace un zigzag alrededor de un bienaventurado pino.

De la Pu(n)ta Galera no puedo hablar mucho. Mejor dicho, no puedo hablar nada, y no hablaré, porque solo hice media excursión. Cuando me reencontré con el grupo en la zona de grandes bloques yo ya había comido; ellos no; el colíder se adelantó para bañarse, le imitamos dos más sucesivamente; el resto comió, compartió licor de hierbas y vámonos que nos vamos que apenas quedan dos horas de luz.

Tampoco contaré que nos encontramos con un grupo de conocidos, cuyo líder no nombraré porque últimamente se le ve muy poco el pelo (y eso que tiene más que yo). Pero como la montaña es un punto de encuentro, no de división como un hemiciclo de la capital de España, nos saludamos y charlamos brevemente en la segunda pasada (subida) del Pas dels Pescadors.

Por último último, como cierre de esta crónica que nunca escribiré y nunca se publicará, cuando quedaba media hora escasa de luz, uno de los colíderes mostró los conocimientos adquiridos en el curso de guía de montaña que realizó años-ha escapándose con paso alegre por una variante más larga de bajada, desentendiéndose del resto del grupo para llegar antes al coche. ¡Para llegar 3? 5? minutos antes al coche!, donde sabía que tendría que esperar al resto del grupo. 

Lo que sí voy a contar es que las cervezas del Loryc supieron a gloria. Disfruté la mía tanto como mi media excursión. 

Piacere.

El que no ha escrito la crónica con el master Bauza al final del paso des Pescadors

Powered by Wikiloc

Un Comentario

  • melga

    Para no haber escrito la crónica te has portado bastante bien, te perdono por habernos abandonado a nuestra suerte en los momentos mas complicados de la excursión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.