Excursiones

Puntals de Planicia por los Pasos de S’Enquetja y de Sa Rata

Impactos: 65

Sábado con niebla y altas dosis de adrenalina, muy divertido, todo iba perfecto….hasta que sobre las 18 horas el de negro pitó el final del partido, pero eso es otra historia…….

La aventura de esta semana nos iba a llevar a la Tramuntana Sur, a subir una atalaya con unas vistas brutales y a hacer un par de pasos muy entretenidos. Puntals de Planicia por los pasos de S’Enquetja y de Sa Rata. Esta era una sugerencia de la semana pasada pero la gente se decantó por patear por la otra punta de la isla, por lo que dejamos esta para hoy sábado. Aunque se planteó también subir al Galatzó por el Pas de s’Encletja y la arista sur, todo el mundo tenía claro que la que tocaba era la de Puntals y así se voto unánimemente.

Agradecer en primer lugar la crónica descriptiva y el mapa de situación de la ruta de Emilio Alonso, que nos ha servido, primero de inspiración y luego de guía para realizarla. Lamentar la ausencia a última hora de Bernar (había confirmado asistencia) ya que hubiera disfrutado muchísimo siendo como es, un bosquimano, o adorador de bosques en silencio, pues sobre un 70% de la ruta transcurre entre senderos plagados de vegetación a izquierda y derecha y frondosos bosques de encinas.

Una vez aparcados los coches, desperdigados en los arcenes en el último tramo asfaltado antes de llegar a la Font des Pi, empezamos nuestro ascenso hacia el Coll Carniceret y su torre de vigilancia de incendios. Ya en ese tramo, comprobamos que había una niebla espesa que no tenía visos de levantar, una humedad terrible, un terreno embarrado y rocas empapadas, muy resbaladizas. Siguiendo el track que llevaba Isidro en su Ipad, viva la tecnología colgada al cuello, llegamos sin novedad hasta la base de la pared de los Puntals de Planicia. Empezábamos la aproximación al Paso de subida, una pequeña chimenea que se bifurcaba en dos, una repisa en escalera a la derecha y una canal estrecha a la izquierda. Un par por la izquierda y los demás por la repisa. Voy yo, pie aquí, mano allá, tres puntos de apoyo. El problema aparece cuando la roca esta muy resbaladiza y el patio es curioso. Poco a poco, asegurando cada movimiento, respirando cada vez más rápido vas lagartijeando por la pared hasta que…..en uno de los movimientos, te quedas en la mano con la presa de apoyo, una piedra que le dio por despegarse de la pared. Subidón de adrenalina, menos mal que permanecían firmes los pies de apoyo. Uno tras otro superamos el paso y llegamos a, sorpresa todavía no estamos en la cima, una pequeña repisa bastante amplia desde donde empieza una travesía que avanzando muy pegados a la pared, va bordeando las paredes del acantilado. Nos encontramos de nuevo el mismo problema que llevamos arrastrando todo el día, rocas muy resbaladizas. Un paso en falso y………. Cuando llevamos unos cincuenta metros avanzando por la repisa, vamos comentando que no recordamos en la crónica y en las fotos de “Mis días de montaña” tanta dificultad para acceder a la cima y además estamos avanzando por la otra vertiente del peñasco. Alto, el grupo se detiene, Isidro da la vuelta y descendiendo de nuevo el jodido paso, en este caso de bajada, nos avisa a gritos que la canal de subida estaba apenas cinco metros a la derecha de la que cogimos. Todo el grupo debe hacer de nuevo el mismo paso y deshacer lo hecho anteriormente. Gracias a la ayuda entre todos, superamos de bajada el paso, una canal, con pocas presas, redondeadas y muy resbaladizas.

Ahora si, el Paso correcto, el Pas de s’Enquetja. Con roca mojada también se las trae el pasito en cuestión. Nueva subida de adrenalina ya que al terreno resbaladizo había que sumarle piedras que van cayendo y ramas caídas que hacen que tengas que modificar la dirección de ascenso. Una vez en la cima, nuestro gozo en un pozo, no se ve absolutamente nada y la gente empieza a murmurar acerca del paso de bajada, sobre la conveniencia de hacerlo o seguir el senderillo que cruza la Serra de Puntals de lado a lado. Yo había leído que el Pas de sa Rata tenía su complicación con la roca mojada y como el recuerdo de la subida empezaba a hacer mella en la gente,  decidimos echar un ojo antes de enmerdarnos mas. Mientras Manel, Isidro, Paulino y yo nos adelantamos un poquillo, sucedió en un abrir y cerrar de ojos el primer percance, felizmente sin consecuencias, del día. De pronto vimos a Paulino con las piernas para arriba, rodando, en una voltereta de 10 según jurado en campeonato de gimnasia. Todo esto, en ladera con pendiente y….el vacío. Rápidamente se fue frenando en sus giros dirección a un árbol y a la posición de Isidro, que fue el que acabo sujetándolo y ayudándole a incorporarse. Si el susto iba por barrios, el de los que le observamos, atónitos, fue brutal.  Una vez comprobado que no había sufrido ningún daño, Isidro y Manel se adelantaron y se cercioraron que con cuidado y buena letra el Pas de sa Rata era superable a pesar de lo resbaladizo de la roca. Y hacia allí nos dirigimos uno a uno, con tramos de culo en tierra y otros de…no mires para abajo. Comimos, comentando la jugada, unos metros más abajo, observando la trayectoria seguida por la diagonal de bajada.

Desde allí ya solo nos quedaba bajar zigzagueando por distintos senderillos hasta encontrar el camino que nos había acercado por la mañana hasta dar con el primer Paso.  Hubo tramos que bajamos corriendo, sorteando piedras, ramas y hojarasca resbaladiza.  Cuando reagrupamos el grupo Manel comentó que más tarde realizaríamos nuevas series y tanto va el cántaro a la fuente….que se rompió…en mil pedazos. Segundo percance del día y esta vez con consecuencias. En una de las arrancadas de Isidro, en plan voy, voy, voy…tropezó con unas piedras, siguió corriendo dando tumbos intentando recobrar el equilibrio, tropezó con más piedras, siguió corriendo como un descosido con las piernas ya por encima de la cintura y caída brutal. Desde que empezó a caer hasta que finalmente dio con sus huesos en el suelo pasaron varios segundos y unos cuantos metros. Botiquín, Betadine, pañuelos y a curar heridas varias. Una vez recuperado, reiniciamos la vuelta , en silencio, entre alguna que otra gota y viento. Niebla espesa en el Coll Carniceret y llegada a los coches poniendo fin a una jornada muy entretenida. En estos momentos de la despedida, mención a Odilia que nos acompañó por primera vez y a la que esperamos seguir viendo por estos lares.

CIMG0043

7 Comentarios

  • melga

    Estupenda crónica, ahora ya no se que comentar yo, dia de fuertes emociones sobre todo subidón de adrenalina y ya te decía yo que no te preocuparas que al barsa le tocaba perder y no me hiciste caso

    • Fernando Vega Arrese

      Jejeje, maldita la gracia, te podrías meter tus dotes de adivino por………donde se te iban subiendo las preocupaciones a medida que se complicaban los pasos y las rocas estaban cada vez mas y mas mojadas, mas y mas resbaladizas. Por lo demás, excursión muy guapa, bosques made in Bernar y pasos divertidísimos……..

  • paulino

    Espectacular crónica Fernando , disfrute mucho de la excursión y ha sido una pena no disfrutar de las vistas una vez alcanzada la cumbre.
    La verdad que sí que me pegue una buena torta y menos mal que hoy puedo comentarlo. Realmente podría haber sido algo más que un susto . Prometo no volver a hacerlo…..

  • AndreuQ

    Los dos compañeros de mis MIL aventuras están medio escacharrados, yo creo que hay alguno que les ha hecho la zancadilla para que me tenga que hacer los miles yo solito.
    Espero que no le haya pasado nada al iPad… uy! digo a Isidro y a Paulino.

  • AndreuQ

    El problema de ayer no fue cuando pitó el de negro, el problema es hoy que los de Flex, Dormilón, Pikolin y Lo Mónaco han hecho uno cada uno y ya van primeros.
    Falta media hora para que los merenguitos intenten rebasarles y de momento no pueden con los leones.

  • AndreuQ

    Lo siento, pero mientras escribía el anterior comentario los culés han bajado un puesto en la clasificación por culpa de Jeséé. Si es que más valdría que hubiese estado calladito ¿no Fernando?

  • Fernando Vega Arrese

    Por alusiones, jejeje, indirectas y muy directas……

    Gracias Miguel y Paulino por los comentarios sobre la crónica. He disfrutado viviéndola y escribiéndola….
    Andreu, el de la zancadilla te puedo asegurar que no he sido yo. Les pegas palizas cuando coincidís y luego ya ves, no se adaptan a ritmos mas tranquilos y no es que tropiecen sino que buscan alicientes……El Ipad en su sitio (reconozco humildemente y me fustigo por ello, que fue al primero que atendimos, jajaja). Sobre lo de los colchoneros, me alegro (poquito) por ellos y su grandísimo homenaje a Luis Aragones. Sobre el último comentario, ponga un Ibai en su vida, jajaja y si, tendrías que haber estado calladito…..ni lo veía ni lo seguía y me has hecho pasar un ratillo puta…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.