Excursiones

Serra de Pedruxella, Valle de la Malè i Cova de Son Canut

Impactos: 72

Se me había ocurrido una idea simplemente magistral para la crónica de esta semana. Últimamente, afortunadamente, felizmente…inconscientemente, peligrosamente, se están escribiendo auténticas joyas literarias de nuestros paseos sabatinos, no exentas de un puntito de acidez histriónica y mala leche histérica, aderezadas con humor, amor y mordor. He sacado el Dimoni que llevo dentro, lo he alimentado con extravagancias varias y cuentas pendientes, llevo ya un par de ampollas en la mano derecha intentando que suene…algo…la ximbomba que he comprado en los chinos (Viva la multiculturalidad bilateral, rollito de primavera tramuntanero), tengo las brasas…de la vida, en su punto de temperatura, ni frío ni calor y aquí estoy, el Esquirol glosador intentando que me salga una estrofa que explique medianamente bien las desventuras de siete supervivientes, a la revetla de Sant Antoni en todas sus modalidades, por la Serra de Pedruxella.

Primer inconveniente, una cosa es intentarlo y otra atreverse…sin acabar colgado como un pollo sin cabeza en el Pas des Cable, así que, uno que es serio, responsable y muy, muy quisquilloso se ha documentado y tras leer que “les gloses” tienen que ser de métrica heptasílaba ( u ocho silabas siempre que la tónica recaiga en la séptima) y además tienen que ser de rima abab,…….he decidido, muy a pesar mío y de todos esos lectores anónimos que nos siguen, muy amantes y devotos de las tradiciones ancestrales, escribir en prosa prosaica de esa en la que se juntan letras, se forman palabras, las unes una a una y cuando observes que el lector, a medida que avanza tropezando con ellas, se queda sin aliento y le cambia el color de la cara, poner una coma y puntos seguidos.

No quiero dejar la ocasión que nos brinda semanalmente (o cuando no hay mas remedio……) esta tribuna para felicitar, con solo un día de retraso, a Antonios, Tonis, Toniets, Antonias, Antonietas, Toninas y demás….Madre del amor hermoso la que liais para vuestro Santo. Y eso que de momento no se os ha ocurrido calzar un Pi de veintitantos metros en el centro del pueblo, enjabonarlo a conciencia e intentar treparlo hasta coger la gallina. Deja, deja, que locuras se me ocurren en la soledad del momento, gallina digo, buahhh.

La mañana prometía. Parking de encuentro, un frío del carajo y la del buff en la cabeza soltaba pinceladas de lo que iba a ser su dia. El de la gasolinera, a setenta metros de distancia, giro la cabeza asustado del ruido que salía de su garganta cuando reía. Y es que últimamente, Marieta esta feliz. La de la capucha roja, también por la cabeza, asentía y movía ligeramente la cabeza preocupada por la niña y su sofá de diseño. Mientras comentábamos, extasiados, la excursión anterior apareció el del track, triste, apesadumbrado, melancólico. Tenia sus dudas, legítimas por otra parte, de su encaje en el grupo….diverso, disperso, pero bien avenido, después de sus ausencias, injustificadas, sorprendentes y a deshoras. El, que había disfrutado in situ, por la tele, de las uvas de Canal Sur, estaba ahí, delante nuestro, como alma en pena, rogando ser aceptado de nuevo, moviendo la colita y musitando algo así como “porfavorporfavorporfavor!!!!!”. Un escalofrío recorrió el cuerpo de los presentes y apenadas, las dos que protegían su cabeza se subieron a su coche, ese que no tiene la placa de la matrícula de metacrilato. Nos despedimos de Llorenç que vino a saludarnos. Próxima parada, portillo de Mortix, kilómetro 11 aproximadamente de la carretera MA Pollença-Lluc. Esto último, no lo escribo por ustedes, no es relevante para seguir el argumento y desenlace de este guión. Esta frase, tal cual, fue lo que Paulino escribió a la rubia por WApp cuando esta pregunto…”¿Dónde voy?, ¿Dónde estais?, ¿?” y es que en este grupo predomina la gente feliz, feliz, feliz de la muerte y a los que les cuesta desperezarse. A todo esto, Miguel llevaba su cámara. Se anudo la correa a una parte de su cuerpo y cada vez que el coche superaba un desnivel, esta le apretaba y….le cambiaba la voz. Todo sea por llevarla encima y sorprendernos con su arte. Una vez superadas las casas de Mortix, el del track, Manolo, leyó delante de todo el mundo un manifiesto rogando nuestro perdón por sus atrevimientos indecorosos y fuera de lugar de los últimos sábados del año pasado. Paulino capto ese momento de una forma magistral, con el dedo índice de su mano derecha, demostrando que no hace falta tanta parafernalia para plasmar la realidad aumentada cuando esta ocurre. Cuando llevaba varios minutos de flagelación pública, poco después de que casi alentara a despeñarse a una cría de oveja cuando intentaba ayudarla (contradicciones múltiples de mal vecino), la rubia italiana, digo sueca, bostezando y estirando los brazos por encima de su cabeza, saludo a los presentes, “Buenos días, ¿dónde estamos?”. La gente estaba sembrada, cada frase, cada comentario, cada palabra, daba rienda suelta a una catarata de ocurrencias y dobles sentidos que hizo que las subidas se magnificaran, y es que no se puede ascender riendo a carcajada limpia. Una vez superado el Coll de s’Era y sacadas cuatro fotos debajo de la Penya Roja, destrepando un roquedal con un frío cada vez mas intenso, observe una línea de nubes negras, densas, a punto de devorar las montañas que teníamos enfrente. “Parece Mordor” dije. A falta del peliculero de Bernar (y su afición a aprenderse los guiones), Miguel Gandalf gritó en medio de la nada “Corred, corred insensatosssssssssss” y mas de uno se acojono vivo. Manel se lo llevo a una cueva, después de merendar para que se relajara. Gaby, siempre atenta a todo lo que sucede alrededor, captó el comentario enseguida y lo llevo a su terreno “Chic@s, nos podríamos disfrazar de personajes del Señor de los Anillos en la próxima Rural”. A mi rápidamente me vinieron dos imágenes a la mente y tuve que descartarlo so pena de morir en el intento. Juanpe, de Golum, con un gorro de ducha de la abuela en la cabeza y un pañal talla gigante. La segunda imagen era la del guerrero enano barbudo y sus probables parecidos. Dejémoslo aquí. Ni que decir que estas imágenes y los correspondientes comentarios nos mantuvieron entretenidos hasta la hora de la merienda. Protegidos del viento por un peñasco enorme y con unas vistas espectaculares, las carcajadas volvieron a retumbar entre las piedras por el “tolon tolon” y por Manel, ya integrado de nuevo en el grupo, cuando soltó, a sopetón, ante la pregunta de “¿Hacéis algo por Sant Sebastià?”, tan pancho y visceral “Yo si, pero con mis amigos……..”. Buenísima la espinagada de la madre de Aina a la que le pegue un bocado. A la madre, no….

Nos pasamos de largo la Cova Argentera en el único, es un orgullo y satisfacción decirlo por mi parte, así como de justicia, error de lectura de el del track, mas por dejadez que por conocimiento. Llegamos a la cota 634 Puig de Can Massot, punto mas alto de la Serra de Pedruxella y ante nosotros unas vistas brutales del escondido valle de Ariant. Valía la pena llegar hasta aquí para disfrutar de ese colorido del valle prohibido. Desde la cima, empezamos a descender dirección a La Malé. Poco antes de llegar a un llano sorprendente entre tanta roca a distinto nivel, pronuncie una de las palabras del día “esparrate” sonora, luminosa, medio en euskera, medio he cambiado el orden de varias letras y con todas sus formas verbales “esparratate” “esparratatemos” etc. Los ríos de tinta que hicieron correr la palabreja en cuestión propiciaron mi primera caída, afortunada en el desenlace pero caída a fin de cuentas. Transitando por un caos de rocas me fallo la rodilla que se lleva quejando un tiempo y balanceándome hacia delante, esquive el primer desplome, pero no el segundo, girándome de medio lado a medida que caía, con tan buena fortuna que acabe incrustado entre dos rocas, parando el golpe el suelo mullido de carritx. Por centímetros no golpee con la cadera y con la cámara. Tras el susto inicial, algo oí a mi espalda, prácticamente inaudible. María, la del buff anudado a la cabeza, se estaba, literalmente, ahogando intentando controlar, a duras penas, la carcajada que le iba subiendo desde el estomago. Yo, tumbado de medio lado en el suelo, atento siempre a estas cosas, servicial y educado como el que mas, atine al vuelo a entender su sufrimiento visceral, esa mandíbula desencajada, esas lágrimas en los ojos y esos aspavientos con las cejas. No podía soportarlo, debía hacer algo…esa mujer iba a morir desesperada, de ahí el título de la serie. Blanca de piel que es ella, parecía un espécimen asaltado en la tomatina de ese pueblo valenciano. Basto que en mi cara se dibujara una pequeña mueca risueña, dándole mi aprobación, el pistoletazo de salida a sus mas bajos instintos para que una explosión surgiera de sus entrañas y ahí tenía yo a la tipa en cuestión, descojonándose a pierna suelta de la hostia que me había dado. Fue un espectáculo dantesco, yo tirado, ella llorando…de risa y la gente volviendo sobre sus pasos sorprendidos de la situación, un tío en el suelo y Marieta desencajada. Nos saltamos el Avenc de la Malé, esta vez porque no lo leímos en el mapa y destrepamos un poco antes y llegamos a la barraca del mismo sitio. Siempre que había transitado por la zona, lo había hecho por los paralelos valles de Mortix y de Ariant, pero nunca por aquí y sinceramente tenía muchas ganas. Cuando leí, en su día, una ruta por la zona en el blog de Emilio Alonso me la guarde en el cajón de cosas pendientes. Vi hace nada una circular que me gusto en el blog de Aires de la Serra Mallorquina, rescate la de Emilio y la documente algo mas con una de Socay. Resultado, una circular brutal con la mejor información. Desde esta atalaya imaginaria, desde esta locura transitoria, desde estas líneas que se me han ido de las manos, mi eterno agradecimiento a los tres por esta…y por tantas.

Foto por delante y por detrás de la barraca de La Malé y sus cisternas a distinta altura y salimos hacia uno de los muchos claros mullidos entre tanta maleza y roca. Allí vivimos todos, unos mas otros menos, un momento mágico. Manel se sentó apoyando su espalda en un trono de carritx, Paulino hizo lo mismo. Yo me senté a la altura del suelo, espalda recta, sobre la única piedra del lugar. Gaby se desplomo literalmente abrazada cual larga a su mochila que hacía las veces de almohada. Maria medio tumbada. Aina tumbada hacia arriba. Miguel pululando por ahí. Todo surtió efecto como por arte de magia, nadie dijo nada, sucedió. Inmóviles, en silencio (Siiiiiiiiii, conseguimos estar 12 segundos en un slencio sepulcral), momento Bernar pero sin bosques frondosos ni hayedos milenarios. Momento La Malé, mezclados con su historia, unidos con su paisaje, diluidos en sus colores. Pero, se rompió, como el cántaro que va a la fuente….se rompió. Otra vez, por enésima vez durante el día, momento Chaplin, ocurrencias varias, idas de olla, risas enlatadas y….tupido velo. Reanudamos la marcha pero enseguida cogimos el sendero que salía de allí y tuvimos que volver sobre nuestros pasos. La idea era desde el Pou de La Malé dirigirnos entre la vegetación hacía una Coma paralela en búsqueda del siguiente punto caliente del día, la Cova de Son Canut. Manel, lo cortés no quita lo valiente, dio buena muestra y destreza de la lectura intuitiva del mapa y nos guió de forma espectacular casi, ohhhhhhh!!!!!!, solo casi hasta la cueva. Tuvimos que agudizar nuestro olfato montañero para seguir la única fita que nos dejaba justo en la entrada de la cueva. Fotos en la Cova, admiramos el lugar, compusimos nuestras historias al respecto y comimos a escasos metros de esta en una amplia cornisa encima del acantilado divisando un paraje sin igual. Durante la comida volvimos a las andanzas a ver quien la decía mas fuerte. Como siempre, ganó……………

Una vez repuestas las fuerzas, fuimos a buscar sin perdida ni track, el camino que viene desde las casas de Ariant a través de las Voltes de s’Ullastre y una vez encontrado solo nos quedo seguirlo, tranquilamente, hasta la Cova de s’Aigo del amigo Paulino que no era la Cova de s’Aigo pero si una Cova que “se bajaba en diagonal derecha y luego…”. Entre La Coma y el Cingle de Ses Mules…..Miguel nos perdió. Se puso a tirar en el último tramo del día y tras pasar dos veces por el mismo sitio….se fue descolgando, disimuladamente, hasta cerrar el grupo. Por un momento se pusieron a tirar Gaby y María hasta que….se pararon con la excusa de no se que en la mochila y que el tercero se pusiera en cabeza. A todo esto, Aina pensaba “a veces veo fitas…..” y la jodia las cantaba todas. En el lugar donde cerrábamos el círculo, decidimos hacer la foto de grupo, supervivientes todos de la nit de foc, unos in situ otros en su casa, y el nuevamente aceptado bajo el ancho manto del grupo, pidió permiso para sugerir algo. Hicimos conclave circular y rápidamente hubo fumata blanca. “Sugiere” le dijimos al unísono. “En las tres fotos de grupo, nos quedamos todos parados menos uno que cambia postura a cada click”…”Bravo”, ”Que pasada!!!” “Tu si que vales!!!”, se oyó decir…en voz baja. Así lo hicimos, todos quietos, menos Miguel…..que en la tercera foto salió del encuadre…

Salida de Mortix y despedida de Gaby “no me sale a cuenta hacer mas kilómetros para ir a tomar algo con vosotros” y se fue por donde había venido. Extraño cuanto menos viniendo de “Gabysiempreestoyviajandoporahilalalalalala”.

Primera parada del año en C’an Gallet, dos medianas (aunque uno, que empieza por Ma y sigue por nel, en la segunda ronda, intento pedir un quinto y casi lo echan del local), almendras y fotos con los gallos…….

Fin de la excursión, fin del día, vuelta a los quehaceres diarios, con gente en condiciones, amigos de verdad, situaciones entendibles….hasta el sábado que viene que volverá el caos y la desesperación….en vena.

Joder que tochaco!!!, ladrillerias Vega Arrese patrocina este momento.

CIMG0072
Posando, entre risa y risa…………..

Las fotos de Melga

De camino a la Male
De camino a la Male

7 Comentarios

  • melga

    Un ole por el cronista y otro por los lectores y a los demás que les den dos ..ros Sabes plasmar lo vivido a lo largo de la jornada en pocas palabras y con muy buenas imágenes, me debes unos guantes de felpa por el peloteo. No se lo cuentes a Paulino que ya me prometió un par mas

  • paulino

    Hay que poner límite a las confidencias que los compañeros cuentan en las excursiones. Caminar y a la vez ir asimilando lo que te van diciendo o vas escuchando es muy muy peligroso. Fernando es el ejemplo claro de lo que estoy diciendo. María le iba contando no sé qué con no sé quién y que le gustó mucho y Fer del susto tropieza y se cae. Hay que ir a la montaña a disfrutar del silencio ( es decir hay que amordazar al Abu).
    Fer , estás que te sales con las crónicas, sólo un ” pero”: te has portado demasiado bien con Manel. No has contado que le obligaste a estar 5 minutos de rodillas como penitencia sus excesos de las últimas semanas.
    Y Aina, pobrecita, aguantando como mujer que es, las confesiones en voz alta de María, y aguantando las bromas del Abu…….
    Como siempre he disfrutado de la excursión.

  • Manel

    Por momentos y parajes “La Malé” vale la pena desconectar de los amigos y venirse con vosotros a la montaña. Los momentos espinagadas también están muy bien, compartiendo fraternalmente los víveres. También los momentos caídas, los momentos cervezas, los momentos té calentito, los momentos guarradas y agenda de escarceos personales, los momentos sobornos, los momentos de perdida de ruta inevitables, los momentos hdlgp, y un largo etc de momentos que hacen que, si no tienes un plan mejor, estés ahí los sábados a las 8 de la mañana al pie del cañon.

    Muy bien cronicado todo. Te he visto ahí momento Acuarius, te has venido arriba.

  • paulino

    Aina?, está bien?. Sin necesitas algo llámame. Lo digo porque después del esfuerzo sobrehumano al escribir tu comentario te habrás quedado sin aliento.

  • isidro

    Que conste que la mitad de la crónica me la leyeron mientras conducía en medio de un diluvio, de camino al aeropuerto de Jerez, Fernando: FOTAZA!!!!!!!!! pedazo de crónica, ni Ken Follet relata como tu lo has hecho. También me parece mal que seáis tan chaqueteros por no perder un cliente y le haya salida tan barato a Manel volver al grupo, después de lo que ha hecho por destruirlo, no como Paulino pilar inquebrantable dels esquirols.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.