Excursiones

Serra des Teixos por el Portell de sa Mola y la Canal Norte

Impactos: 51

Como si fuera una condena, dos meses y dos días después volvimos a calzarnos las botas y a anudarnos las ganas desesperadas de salir a la montaña. Basto una sentencia afirmativa y una mueca condescendiente del traumatólogo en cuestión, para dar el pistoletazo de salida a unas semanas de gracia hasta que no quede mas remedio que pasar por quirófano…..pero eso será ya otra historia.

Noche de víspera, plácida y relajante, nervios del primerizo, sudores fríos del debutante, cerrando los ojos con los últimos acordes del timelapse de Manel, incrustado casi a destiempo en el motivante video del verano, con copyright compartido con infinidad de imágenes y algún que otro video, esperando imaginar por las rendijas de la persiana, los primeros rayos de sol y el chirriante sonido del despertador, para saltar como un resorte y enfundarme esa ropa cuidadosamente planchada y cariñosamente doblada, esperando su momento en el cajón.

Es curioso como rutinas milenarias se desmoronan cual castillo de naipes ante un tiempo de inactividad manifiesta, convirtiendo acciones repetitivas en olvidos imperdonables y desconciertos surrealistas. Incontable la cantidad de viajes sin retorno que hacía para no saber que iba a buscar o para duplicar objetos innecesarios en la mochila. Triplicaba idas y venidas por la escalera y los pasillos mientras el tiempo volaba a una velocidad vertiginosa. Encendiendo la cafetera recordaba que ya no tomaba café por las mañanas, al tiempo que intentaba crear un orden básico para no atropellarme con acciones contradictorias y pensamientos erróneos. Que alegría cuando ya en la calle comprobé para mis adentros que salía en hora y creía llevarlo todo, demasiado…..de todo.

Cuando me dieron la noticia de pasar unas semanas por las manos sabias de la fisioterapia, llegamos de forma conjunta a la conclusión que había que volver a darle caña a la rodilla, con el fin de arreglar una maltrecha y dolorida y no una reposada y dormida. Por ello, tenía claro que la primera salida debía tener unos ingredientes de dureza mínimamente exigibles para un grupo de élite como fue, antaño, el nuestro, antes que la gente se desperdigara por ahí siguiendo falsos dioses y mitos inconexos, alabando enfervorizadamente a voceros y charlatanes, cayendo en las garras de la comodidad y el aburguesamiento. Me suena haber leído, que no comentado, un escrito sobre las tablas de Moíses y el monte Sinaí, que acertadamente explicaba ese caos absoluto, esa dejadez extrema, ese deterioro visible de ese grupo que en su momento….era bien avenido……¿Como se puede medianamente comentar, sin caer en la bebida o en sustancias mas blancas, que este sábado 24 de Octubre era la primera excursión de temporada?. Aviso a navegantes ciclistas, a los del pañuelo en la cabeza, a los torrenteros IV, a los que tienen guardias y a los que “fan dissabte”, en esta relación de pateadas no hechas y tiempo desaprovechado que ya no volverá, no cuentan la infinidad de calas visitadas este verano, en un mano a mano o en un tres eran tres las hijas de Inés. Tampoco cuentan los intentos de Miguel y sus magullados gemelos, en proponer y proponer y que no aparezca ni el apuntador. Si se tiene que hacer amigo de gente virtual del Facebook para que le alegren sus tristes mañanas de sábado, desamparado de Tramuntana, abandonado a su suerte por trileros sin corazón. Y yo os digo una cosa y vosotros lo sabéis…..”El no lo haría”.

Ante tamaña desconsideración y semejante deserción masiva, luego todavía hay quien critica ácidamente y con mucha acritud que uno de los alma mater, del antiguamente grupo armonioso y envidiado allende los riachuelos, se busque la vida por ahí y tenga el record mundial tramuntanero de pertenecer y salir con cuatro o cinco grupos al mismo tiempo. Menos mal que el susodicho va por ahí ondeando la bandera y manteniendo bien alto el pabellón Esquirol….alabando y poniendo a caldo a mas de uno a partes iguales.

¡Vergonya cavallers, vergonya!!!

¿Dónde estábamos?, ahhhhh, si, en lo de mínimamente exigible. Pues seguimos…….Tenía guardado, sin documentar, una reseña de Arni, de Tresques per Tramuntana y su descripción, mediante fotos, de la “Diagonal”, en la cara norte de la Serra des Teixos. Me pareció una buenísima idea adentrarnos en esa zona, sobre todo por el tiempo transcurrido desde que no recorríamos la cresta de la Serra. Preparando la excursión, encontré una crónica de Socay en su web, mencionando la diagonal de Arnau y añadiendo una alternativa de ascenso, una espectacular canal norte que subía perpendicular derecha a la diagonal previamente mencionada. Fácil elección y acertada excursión con muchos alicientes para disfrutar del día. Casualidad fue la presencia de Guiem Roig, que por primera vez en bastante tiempo pudo hacer la travesía completa con nosotros. Escribo casualidad, porque Arnau lo menciona como pareja de baile o compañero de cordada, en esa primera ascensión por la diagonal muchísimoss años atrás. Casualidad también la presencia de Toni de sa Muntanya, socio fundador de los Penjats en su día, con el que solo había coincido una vez pateando cimas. Miguel, Paulino, Aina, Mar, Jaume, Manel y Andreu fueron el resto de asistentes a la, en su día, no muy lejano, cita semanal de los sábados.

Una vez pasado el momento de euforia y el subidón eterno en el que me encontraba esa mañana, me di de bruces con la cruda realidad. Dos meses sin moverse era demasiado tiempo para no sentir la dureza del ascenso desde los primeros pasos. Poco a poco, sin forzar en demasía, iba ascendiendo a medida que las piernas respondían, sorprendido del poco fuelle y el escaso tiento a la hora de mantener el equilibrio sobre las rocas. Como ejemplo del caos organizativo y del “vuelva usted mañana” que impera desgraciadamente en esta cordada, agujereada por varios nudos, Manel y Jaume (siempre es Manel, solo, con alguien) se dejaron llevar por la bruma otoñal y desaparecieron de nuestros ojos en el tramo que va de la parte alta de la tubería que lleva el agua del Gorg Blau a Cúber hasta el Portell de Sa Mola. Merendando con unas vistas infinitas sobre el Gorg Blau y una tranquilidad extrañamente rutinaria y siempre añorada, mi teléfono no dejaba de sonar. Manel lo había intentado previamente con el de Aina. Nos comunicaba que estaba unos metros más arriba y nos enviaba su posición, pegado a la pared medianera y el portillo de Sa Mola. Esto era ya el acabose montañero, el apocalipsis comunicativo de la esencia grupal. ¿Cómo hemos llegado a esto?, ¿dónde han quedado aquellos sábados de gente en completa armonía, dialogando entre los unos y los otros como si no hubiera un mañana?. Mientras Manel susurraba palabras tiernas al oído de Jaume….o igual no (es lo que tiene que te cuenten una película que ni puedes ver ni escuchar), nosotros reponíamos fuerzas y atendíamos atentos a la lectura del mapa. Si ya de por si es complicado el seguimiento de la ruta a través de un GPS en zonas de alta montaña y escarpados acantilados, imaginad seguir la ubicación de un par de anti sociales a través del teléfono móvil. La posición indicada mediante circulo rojo cabezón y cinturita de avispa, permanecía inamovible allí delante, en la dirección de nuestra ascensión y hacia ella nos dirigimos. La lectura final del incidente tecnológico, sin ánimo de menoscabar la ilusión de algún que otro aficionado a la toponímia y los waypoints estratégicos al documentar las rutas, fue que nosotros superamos la ascensión y el acceso al comellar contiguo por un collado superior al debido y nos quedamos sin admirar semejante Portell en extraño sitio, algo de lo que si disfrutaron la pareja “a su puta bola” feliz.

Intente resarcirme de tamaña afrenta fotografiando la pared y el portillo desde las alturas, a medida que primero llaneando y luego con un par de trepadas, ascendíamos por la cara norte de la Serra des Teixos buscando la diagonal y la canal norte. En la bifurcación de ambas decidimos subir por la canal y la experiencia fue gratificante. Con buenas presas y agarres superas el único punto conflictivo que presenta, que es el paso por una zona aérea con un buen patio a la derecha. Una vez en la cresta, nos dirigimos por ella hacia el Coll des Prat, no sin antes esperar a que Andreu, Paulino y Jaume bajaran unos metros por la Diagonal y comentaran sus impresiones. Coll des Prat, Coll des Telegraf, caseta des frontó de sa Mola, comida e interesante charla sobre los drones y visionado en video de un modelo muy llamativo y novedoso y senderillo hasta la embotelladora y la carretera, poco antes de la bifurcación de Sa Calobra. Mientras bajaba el último tramo con la pierna izquierda temblorosa, sufriendo algún que otro calambre por la fuerza ejercida evitando dar con mis huesos con el suelo, por un terreno vertical y muy resbaladizo, asistí atónito a una conversación profunda y muy enriquecedora sobre un artilugio detector de aromas y la cromatografía de gases. Demasiado profundo para mi intelecto, excesivamente preocupado en acabar la jornada al menos tal y como la había empezado y por la dureza del recorrido abordada después de dos meses parado.

Cerveza de lata en el chiringuito del cruce, una y no mas Santo Tomas, resarcidos con un par mas en nuestro lugar de culto, Ca’n Gallet y su trato exquisito.

Hasta la próxima señor@s, que todavía nos seguiremos viendo unas semanitas…….

Andreu, un abrazo muy fuerte

Os dejo con mis fotos del día

_MG_6503
Captando la bruma otoñal

 Las Fotos de Melga

Progresando en plena canal hacia la cima
Progresando en plena canal hacia la cima

4 Comentarios

  • paulino

    Excursión muy entretenida sobre todo en el tramo final por el canal Norte de la Serra. A pesar de no ser excesivamente larga ha tenido un poco de todo, desnivel inicial exigente y duro, repisas y piedras con un poco de humedad que obligaban a poner los cinco sentidos a la hora de progresar sobre ellas y por encima de todo el paisaje maravilloso de nuestra Serra.
    Un placer compartirlo con todos vosotros y especialmente con Toni de Sa Muntanya, he disfrutado mucho conversando con él acerca de experiencias pasadas vividas por estos lugares de Mallorca.
    hasta la próxima.

  • melga

    Ya hacia tiempo que no leía una crónica de nuestro amigo Fernando, y la verdad es que me encanta leerlas, mira que le digo que seria un magnifico escritor, pero no me hace caso. La excursión fue esplendida con sus subidas y bajadas, contando con se cheff es mas fácil divertirse ya que es un autentico crack a la hora de planificar estas rutas.

  • AndreuQ

    Yo también me encuentro un poco desubicado en la montaña este 2015 ya que no he podido dedicar todo ese tiempo que deseaba. Como ya sabéis mi situación cambia de nuevo y espero poder ascender con asiduidad a nuestra Tramuntana para que el próximo año pueda dedicarle tanto tiempo como necesito.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.