Excursiones

Torrent del Corral Fals y Pas d’en Cavaller

Impactos: 118

Jueves por la mañana y completamente en blanco. Liado, apenas tuve tiempo de buscar nada. “Nada que no hubiera ocurrido previamente en otras ocasiones” pensaba, mientras me iba a comer esperando que a primera hora de la tarde diera con alguna propuesta en condiciones. Tenía mis cuatro o cinco blogs y webs de cabecera echando humo y tan solo era cuestión de echarles un ojo y sugerirlas en el foro. Por tercera o cuarta semana consecutiva una duda razonable asaltaba mis pensamientos y tenía que ver, como no, con la previsión del tiempo. Se esperaban de nuevo unas temperaturas de pleno mes de agosto. “¿Calas y playas?, ¿media montaña?, ¿pateada y chapuzón?, ¿cimas y el último que cierre?……un galimatías contradictorio que incluso estaba consiguiendo que se me quitaran las ganas de escribir en el foro y…salir de paseo el sábado. A media tarde, haciendo de tripas corazón y escasos minutos antes que Aina reclamara la atención por WApp con la tan manida frase de “Eiiiii, que ya estamos a jueves!!!”, publicaba distintas opciones, avisando del calor que nos íbamos a encontrar el sábado y sugiriendo opciones con algo de calas para tener la posibilidad de refrescarnos sobre la marcha. Pensaba que de esta manera habría mas posibilidades de hacer coincidir a gente diversa y distinta, los “apura verano hasta el final” y los “hasta aquí hemos llegado con este verano eterno”. Me equivoque. Los o mas bien las que ya han tenido bastante con las cremas solares y los bikinis estampados, se pusieron en pie de guerra y al unísono votaron rápidamente por la opción que no tenía playas ni calas en no se cuantos metros a la redonda. Miguel les siguió la corriente (como para llevarles la contraria…) y se decidió también por la media montaña sin opción a pasar por agua. Llorenç no se hizo de rogar y se decanto por la misma opción. Apareció Paulino para saludar e indicar que se nos iba de playa y velero. (Nota del que perpetra estas líneas…..”Estaba claro que no vendría, como no era jueves y no había previsión de camisetas blue…..uhhhhhhh!!!!”.

La gente había decidido por unanimidad y sin ningún atisbo de duda o incerteza desconocida. Pensaban que “esta opción tenía mejor pinta que las demás” María dixit, sin tener ni la mas absoluta idea de donde íbamos, a excepción de los de siempre y aún así, como leeremos posteriormente, nos sorprendió a todos. ¿A todos?,….si, a todos…he de reconocer que también a mi, que aunque la había documentado tanto en texto como en fotos, hubo tramos de la ruta que ni en mis peores sueños la había imaginado así.

Nos presentamos, puntuales, seis a la cita en l’altura de Lloseta y tras unos minutos de bostezos y estiramientos grupales, nos pusimos en marcha dirección Casas de Son Ordines. Empezamos a andar a eso de las 8 y poco con un sol espectacular que ya amenazaba con darnos de lo lindo a esas horas de la mañana. Empezamos a sudar en las primeras rampas y llegamos al Refugi tras coincidir en la subida con un par de amiguetes corredores. Cogimos el sendero empedrado dirección la Pica des Garrover. A pesar de la cantidad de veces que he subido hasta allí y posteriormente he subido por uno u otro camino, nunca había ascendido por ese lado, a la derecha del refugio con la vista continua majestuosa del Puig de s’Alcadena. Me encontré con una auténtica maravilla arquitectónica, labrada a mano con muchísimo arte y esfuerzo. Merendamos en un mirador natural con unas vistas increíbles al Puig mencionado, a las casas de s’Oli Clar, a las Casas y Parking de Son Ordines. Una vez disfrutado del avituallamiento, nos dirigimos dirección las Cases Vellas y tras visitar el Pou de sa Bassola, continuamos el camino hasta abandonarlo a la altura del viejo molino poco antes de dar con el acueducto de la canaleta de Massanella. Siempre es un placer encontrarse por la montaña compañeros de aventura y en este caso no fue menos poder charlar con varios componentes de Doble Vuit que nos encontramos, superando el acueducto, en una de sus pocas salidas de senderismo puro y duro. Según comentaron empezaban temporada y se lo habían tomado con calma…………Proseguimos nuestra marcha entre fotos, risas y demasiado calor. Abandonamos esa maravilla de la Canaleta justo antes de que empiece a descender dentro del bosque hacia las Cases des Bosc. Sin sendero visible y con alguna que otra indicación nos tiramos ladera abajo, dentro del bosque por la otra vertiente, en un descenso vertiginoso con algún que otro vestigio de ocupaciones ancestrales. Descenso largo y cansino, auténtico rompe piernas, donde la intuición de cada uno va dibujando la senda de bajada intentando evitar tropezones y caídas. Una vez en el lecho del torrente, el Torrent del Corral Fals, un par de destrepes entretenidos para acabar descendiendo por un pequeño tobogán. Las ganas de diversión nos hicieron meternos de lleno en el descenso del torrente ya que un desdibujado senderillo transitaba a escasos metros de la torrentera. Abandonamos el torrente a la altura de una pared que separaba su cauce del bosquecillo. Un pequeño derrumbamiento permitía superarlo sin dificultad. A partir de ahí, un duro ascenso por la ladera del torrente buscando el sitio accesible para superar las paredes que cerraban literalmente la salida desde ese lado. La subida se hizo especialmente dura y poco antes de llegar a un peñasco que hacía de pequeño saliente sobre nuestros pasos, Llorenç y Aina, siguiendo el GPS, se fueron a la derecha del espolón y subieron desde abajo las dos lazadas del camino empedrado que te permite ascender a la parte mas alta del acantilado. Hicieron el Pas d’en Cavaller desde el principio y por donde tocaba. Los demás nos dirigimos hacia la izquierda del saliente y tras una pequeña trepada aparecimos en la parte alta del Paso tras saludar a tres montañeros, con los que nos habíamos ido encontrando durante toda la jornada, pues coincidimos en la elección de la ruta. Comimos y nos dispusimos a proseguir lo que nos quedaba. Con pequeñas subidas y bajadas, intentando no perder altura, rodeamos toda la montaña evitando bajar al barranco y tras hacer casi una circunferencia perfecta, nos desviamos para ir a buscar el Camí des Pinetons para cogerlo en ascenso, hacia la derecha, dirección el Portell del Coll des Pinetons, evitando la bajada prohibida a Mancor por las Casa del Rafal. Este ascenso, a las tres de la tarde con la que estaba cayendo, se hizo especialmente duro. Una vez en el Portell, cogimos el sendero de la izquierda en ligero descenso hasta la Pica des Garrovers y desde allí sin perder ni un segundo y sin apenas recuperar el aliento, nos presentamos con mucho calor y poco líquido en el mismo mirador natural donde habíamos merendado por la mañana. Bajada hacia Son Ordines por el Cami de la Senyora Coloma hasta que tras cuatro o cinco lazadas muy bien marcadas el sendero empedrado desaparecía. Nos dejaba en un pequeño colladito un poco mas arriba de una serie de bancales. A partir de este momento hasta que conseguimos llegar a la pista asfaltada que sale de las Casas a la altura del depósito de agua, lo que vivimos fue un auténtico despropósito. Como en su día acuño Manel, fue un “morir en vida” sin posibilidad de retorno. Hay un par de fotos que intentan captar de alguna manera el sufrimiento padecido pero es complicado hacerse una idea. Fueron unos trescientos metros de descenso, con un desnivel muy pronunciado, en un caos de carritx, ramas, arbustos llenos de pinchos y toda clase de obstáculos inimaginables. Solo se oía decir “ que asco, por Dios”. Conviene recordar que a todo eso había que añadirle el calor de las cuatro de la tarde y los rasguños y arañazos en los brazos. Ciertamente me recordó al famoso día de la ruta por las Casas del Moro y el Pas de s’Al.lot Mort pero sin gatoves…………….. Una vez en la pista y sobrepuestos del descenso por los bancales (que no se veían hasta que los tenías debajo de tus pies), llegamos rápidamente a los coches. Un par de Estrellas en la terraza de es Coco y a imaginarse nuevas excursiones……de montaña……o de mar?

CIMG0145
Descendiendo el último tobogán del Torrent del Corral Fals

 

Fotos de Melga

Asomándose al vació, debajo del puente donde pasa gente
Asomándose al vació, debajo del puente donde pasa gente

2 Comentarios

  • Monika

    Chicos,las fotos impresionantes,especialmente alguan que otra que muestra muy bien el sufrimiento que habeis vivido,las vistas tambien buenisimas,leeyendo la cronica,podia notar como aun le cayen a Fer las gotas de sudor por la frente,pero muy buena descripcion de seguramnete un dia increible,pero tengo que admitir que no se si os habeis dado cuenta,pero hace muchoooo calor,a si que por ahora seguire con playas,barcos y gin tonic en los chiringuitos de verano,el sabado visite la cueva de colom,y aunque os echaba de menos,ha valido la pena,muy bonita…Besos y saludos a todos,nos vemos cuando refrescara un poco

  • Groig

    Ale que pateo, barenar per Sa Corriola, un curioso ingenio para transporte de la produccion. El coster de la Senyora un martiri, una curiosidad ver mapa de Pasarius la pista no esta, indica el camino por el coster, otro camino va por la otra cara de Puig de la Senyora, termina cerca de las casas, nota muy perdido y paso no permitido. Otra publicacion Rutes Amegades si dibujan la pista sera pues de los sesenta. Ver fasciculo canaleta son Ordines.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.